Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El arte de la guerra   -   Sección:   Opinión

EpC y el nazional catolicismo que nos queda

Santi Benítez
Santi Benítez
miércoles, 26 de septiembre de 2007, 23:06 h (CET)
Les advierto que este artículo va a ser largo, pero es por una buena razón.

Como estoy seguro de que casi nadie se ha preocupado en mirarse de qué va esa asignatura “tan problemática” que se llama Educación para la Ciudadanía (EpC), pues me gustaría, antes de empezar a hablar sobre ese nazional catolicismo al que tan mal le ha caído eso de que se enseñe a los niños y jóvenes qué significa ser un ciudadano, así como cuales son sus derechos y deberes dentro de nuestra democracia, cual es, en lineas generales, un temario tan temible. Resulta que la asignatura tiene cosas como, por ejemplo, aprender a reunirse desde muy pequeño, a discutir "aceptando la opinión de la persona contraria" y a elegir a sus representantes, entre otras cuestiones. Trata de ser una materia cuyo contenido fundamental tendrá como objetivo crear ciudadanos conscientes de esos derechos y acostumbrados a ejercerlos. "Trata de educar a los niños y adolescentes en el ejercicio de sus derechos y de sus libertades". En Primaria se impartirá en uno de los cursos 5ºo 6º y se denominará: educación para la ciudadanía y los derechos humanos. Los contenidos de la asignatura que se impartirán en Primaria, estarán divididos en tres bloques formativos: individuos y relaciones interpersonales, convivencia y relaciones con el entorno, y vivir en sociedad. Sus contenidos versarán sobre la libertad y la responsabilidad en la toma de decisiones, los derechos del niño, el reconocimiento y aprecio de las diferencias de género, la expresión y el control de las emociones, la identificación de rasgos de diversidad cultural y religiosa, los principios de convivencia establecidos por la Constitución y hábitos cívicos, entre otros. Como ven, un temario temible que pretende adoctrinar a los niños... en cuales son sus derechos y deberes democráticos, tolerancia y ciudadanía. Terrible, desde luego.

Ya con esta parte del temario se le han puesto los pelos como escarpias a más de un... anormal, pero es que el resto del temario que se impartirá a los alumnos de 1º, 2º y 3º de la ESO ha puesto en pie de guerra a esa rémora que nos queda en el país del nazional catolicismo, heredero de los cuarenta años de Paquiño, el del Ferrol. El temario en cuestión es la dimensión humana de la sexualidad, la valoración crítica de la división social y sexual del trabajo y de los prejuicios sexistas, participación en la escuela, Declaración Universal de los Derechos Humanos, respeto a las opciones laicas y religiosas de los ciudadanos, funcionamiento de los regímenes democráticos, bienes comunes, racismo y violencia, respeto y cuidado del medio ambiente, la circulación vial, el consumo racional y los conflictos del mundo actual. También la preparación para debates, exposición de opiniones, evaluación crítica y búsqueda de información estarán en los contenidos comunes. El temario que se impartirá a los alumnos de 4º de la ESO incluye los interrogantes del ser humano, los sentimientos y emociones en las relaciones interpersonales, las teorías éticas, el pluralismo moral, instituciones democráticas, valores constitucionales, factores que generan problemas a distintos colectivos, la globalización, dignidad de la persona, o causas, factores y alternativas a la discriminación de las mujeres, entre otras cuestiones. Vamos, que se ve claramente que lo que se pretende es adoctrinar a nuestros niños y jóvenes contra los valores patrios y la rectitud católica y españ-ola. O lo que es lo mismo, esta asignatura lo que pretende es formar rojos, masones, maricones y demás gente de mal vivir. Lo que no sé yo es de donde se sacan eso estos anormales.

La respuesta es clara, de ninguna parte. Entonces, ¿Por qué todo este follón? Pues para poder entenderlo hay que echar un vistazo a quienes son exactamente los que protestan. ¿Quieren saberlo? Pues pasen y vean, pasen y vean...

Uno de los ejemplos al que más acuden estos impresentables es al colegio Monte Tabor, en Pozuelo de Alarcón (Madrid, claro), en donde, al parecer, se han presentado 800 firmas en cuanto a la objeción de conciencia respecto a la asignatura de EpC. Cosa lógica ya que según el semanario católico Alba, ha sido la dirección del centro la que ha llevado la iniciativa, convocando reuniones con los padres para proponerles objetar. Y teniendo en cuenta que es un colegio concertado en el que, aún cuando la ley lo prohibe de forma expresa, se cobra sobre los 1700 €uros a las familias que se quieren acoger a la concertación, como “donación”, no vayan a creer que como extorsión para poder obtener plaza (ji). Déjenme hacerles una descripción de tan egregia institución. Resulta que pertenece a una comunidad ultracatólica llamada Fundación Tiempos más Nuevos, que, por supuesto, imparte enseñanza diferenciada, y entre cuyos fines está “la promoción de los ideales católicos y, en concreto, del humanismo y de la pedagogía del Movimiento Apostólico de Schoenstatt, fundado por el Padre José Kentenich bajo la advocación de la Santísima Virgen María, así como el desarrollo, la formación, educación y promoción de un hombre nuevo, orgánicamente vinculado a las personas que le rodean, a su familia, a sus tareas y a Dios; inmerso en la nueva sociedad y profundamente mariano”. Por poner algunos ejemplos de burrada sólo decir que la “pedagogía del Movimiento Apostólico de Schoenstatt” recoge eso de que la homosexualidad es una enfermedad, y que se puede curar, o que un profesor de física (ya saben, E=m.c²) pida a unas alumnas que hagan un trabajo en el que se explique de forma somera porque la ciencia y la religión son complementarias – a mi me suena a creacionismo, no sé–. Yo diría que ese tipo de “pedagogía”, y me gustaría saber a quien demonios se le puede haber ocurrido llamarlo así, se le podría aplicar, sin miedo a equivocarse, el apelativo de inconstitucional... siendo suave, eso sí.

Créanme cuando digo que todo lo que he expuesto es aplicable por extensión al Foro de la Familia, la asociación de padres católicos Concapa y Profesionales para la Ética. Para más inri resulta que uno de los miembros más activos de esta Fundación Tiempos más nuevos fue colaborador directo de Augusto Pinochet – también gran defensor del nazional catolicismo–. Este colegio en cuestión ha sido construido en una parcela pública cedida por el Ayuntamiento, gobernado por el PP, que estaba destinada a la construcción de un centro de enseñanza pública.

Como es evidente que no existen 15.000 familias que hayan pedido objetar, y como también es evidente que esas 800 familias que objetan la asignatura de EpC no les quedaba más remedio que hacerlo. Me gustaría dar mi opinión al respecto, porque lo anterior no es una opinión, es la realidad.

Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua – Limpia, fija y da esplendor– el término adoctrinar se define como instruir a alguien en el conocimiento o enseñanzas de una doctrina, inculcarle determinadas ideas o creencias. Cuando en la propia página web de la Fundación Tiempos más Nuevos se dice sin ningún rubor que “quiere despertar en sus miembros el impulso apostólico y educarlos para el compromiso en su medio y allí donde les sea posible actuar como fermento en la masa (...). Schoenstatt es un movimiento de educadores y de educación de la fe (...)”, ¿No suena sospechosamente a adoctrinamiento? – a mi me suena incluso a secta–. Cuando en un colegio católico se le enseña a niños pequeños que el sexo es pecado, es malo, que usar un condón es pecado, es malo y que el derecho al aborto es pecado, es malo, ¿No suena sospechosamente a adoctrinamiento? Y no me quiero extender en lo del tema del condón porque sí de por si me parece asqueroso que un padre sea capaz de poner en peligro la vida de sus hijos diciéndoles que no sirve para nada, más asqueroso me parece por parte de un profesor, y bajo mi punto de vista deberían ser procesados ambos por incitación al suicidio. Cuando alguien llama adoctrinamiento a enseñarle a un niño qué son los derechos humanos, cuales son sus derechos y deberes como ciudadano, el respeto a la diferencia y la diferencia como valor humano, me hace pensar que en realidad lo que les da miedo es que se ponga en peligro el verdadero adoctrinamiento nazional católico que ya hacen.

Y esta es la buena razón de la que hablaba al principio. Háganme caso cuando les digo que realmente me tiene en garganta que basura de extrema derecha como esta, aunque sea obligados por ley, sea la encargada de dar la asignatura de Educación para la ciudadanía a niños y jóvenes.

Suena de fondo “Las niñas de la Saye”, de Mojinos Escozíos.

Buenas noches, y buena suerte...

Noticias relacionadas

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones

Sardana catalana en el Club

Convocados Meritxel Batet, Francesc Carreras, Juan Carlos Girauta, Juan José López, Josep Piqué y Santiago Vila

Chiquito

Un ángel más nos ha abandonado este fin de semana

Las familias requieren de un bienestar social

Hace falta más coraje para combatir intereses mezquinos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris