Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Palco Vip   -   Sección:  

La flauta nunca suena tres veces

Daniel Sanabria
Daniel Sanabria
martes, 25 de septiembre de 2007, 22:32 h (CET)
Le quitaron el entrenador, el delantero centro y la final de la Copa del Rey. A su entrenador se lo llevó el hombre rico que puede comprarlo todo, desde el cariño hasta las personas. Porque en el fútbol todo tiene precio. A su delantero se lo llevaron unas playas cristalinas y una morena de pelo largo. Y la final de la Copa del Rey se la arrebató una máquina sin sentimientos y un señor de negro con peores intenciones que el enterrador.

Y al Getafe le ha pasado lo que le pasaría a una catedral si le van quitando pilares: que se viene abajo. Tan abajo que en sólo cuatro jornadas ya es penúltimo. Y es que, por desgracia para todos, las cosas buenas siempre terminan. Quizá los que vivan fuera de Madrid no entiendan la repercusión, pero para los que llevamos toda una vida en la capital de España, ver al Getafe en primera división se nos hace tan raro como ver la línea 6 de metro funcionando bien.

Pero este año las cosas están cambiando. De todos los sueños se despierta, de los malos y de los buenos. Y mucho me temo que esta temporada Getafe va a despertar de este cuento de hadas y duendes que el destino y Ángel Torres le tenían preparado. Con su arquero Güiza en tierras baleares, y su melena rubia pensante en el banquillo blanco, el Getafe ha intentado repetir fórmula por tercer año consecutivo: ex jugador de fútbol iniciándose como entrenador, refuerzos tan heterogéneos como inexpertos en la categoría y delantero centro que asegure de diez a doce goles.

Y así es muy complicado. No dudo de la figura de Laudrup, ni de la capacidad goleadora de Uche, pero sí del nuevo puzzle azulón, que tiene tantas piezas nuevas que dudo que encajen por tercer año consecutivo. Diez refuerzos son demasiados para un equipo sin calidad individual que depende de la consistencia de su bloque para quedarse otro año más en primera división. El cartero siempre llama dos veces y la flauta nunca suena tres.

Eso sí, el sueño que ha estado viviendo el pueblo getafense anidará eternamente en las calles azulonas. Se lo dice un servidor, que vivió la final de la Copa del Rey a 30 metros de la Cibelina. Nunca vi a tanta gente celebrar una derrota. No me imagino que habría pasado esa noche si Rodríguez Santiago hubiera estado tan acertado con el silbato como Kanouté con la puntería y el Getafe hubiese salido campeón.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris