Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Micro abierto   -   Sección:   Opinión

Bienvenidos a mi reino de Cartón Piedra

Pelayo López
Pelayo López
lunes, 24 de septiembre de 2007, 23:15 h (CET)
Si algun@ de vosotr@s no queréis tener vuestro propio reino… que no siga escuchando. Aunque ya han retirado este singular artículo de lujo de sus estanterías digitales, resulta que Ebay, el mayor portal de Internet en lo que a subastas se refiere, había puesto a la venta algo inaudito: ¡nada más y nada menos que un reino!. ¡Y no una de esas islas remotas, un reino ficticio o uno de esos paraísos virtuales!. Bélgica estaba en venta y, partiendo de un simbólico precio de 1 Є, ya había alcanzado un valor de 10 millones de euros.

En un todo, o por separado –Flandes, Bruselas y Valonia-, un comprador podía haber llegado a adquirir este territorio nacional. Eso sí, hay que recordar la letra pequeña de este anuncio de “Bélgica: un reino en 3 partes” lleno de posibilidades: 300.000 millones de euros de deuda nacional. El complemento, los extras: “el rey y su corte (gastos no incluidos)”. Esta ha sido la estrategia utilizada por un periodista belga para ofrecer su particular y genuina visión sobre el día a día de su país, una realidad que, al parecer, está poniendo en tela de juicio tanto la realeza como la distribución territorial federal. ¿Os imagináis algo parecido aquí en España?. “Compre España por 1 Є y llévese de regalo a la Familia Real, o, si lo prefiere, disfrute usted solo de la Comunidad Autónoma que desee y del miembro de la realeza que más le satisfaga”. Absolutamente absurdo. Imaginaos la cólera en boca de los unitarios populares de Rajoy o de los monárquicos y juancarlistas de pro.

Tan irracional como la nueva diversión de algunos jóvenes en el subsuelo de nuestras grandes ciudades. Si antes el hobby era pintar los vagones, y dejar su firma con graffitis, ahora han ido mucho más allá. La novedosa y peligrosa atracción es el “metring”, o, lo que es lo mismo, comportarse como simios colgados de los vagones del metro cuando estos arrancan y se dirigen hacia los túneles. Lo “divertido” es acercarse lo más posible hasta ese momento para luego saltar al andén. Aparte del riesgo que se corre pudiendo ser rebanado por un metro, se suma además la posibilidad de ser achicharrado por una corriente eléctrica de 1.500 voltios. Los unos y los otros actualizan el slogan de IKEA: “Bienvenidos a mi reino de cartón piedra”.

Noticias relacionadas

Heroínas antifascistas de ayer y hoy

Irracionalismo independentista

El ejecutivo ha hecho valer su legítimo poder para parar el incumplimiento del ordenamiento jurídico

El otoño de la vergüenza. España amenazada

La excesiva tolerancia y el desconocimiento de la verdadera amenaza que representa para España el separatismo catalán, atenazan al Gobierno

Al sol y a solas

Patios o cómo está el patio (I)

Disyuntivas crueles

¡Nos asaltan a mansalva! ¿Encontraremos el seso suficiente para afrontarlas?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris