Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

¿Se preocupan los del PSOE de la Justicia?

Miguel Massanet
Miguel Massanet
lunes, 24 de septiembre de 2007, 23:15 h (CET)
En este maltrecho país en el que vivimos la Justicia siempre va un paso atrás respecto a la realidad social de sus pobladores. Pero es que, además, y por si eran pocos nuestros problemas, los políticos van dos pasos atrás de lo que la ciudadanía les está demandando, y claro, así las cosas, no nos debe de extrañar que nos encontremos con casos incomprensibles para los ciudadanos de a pie y que, sin embargo, no tienen solución desde el punto de vista de lo legislado. Es la pescadilla que se muerde la cola: si los políticos que nos gobiernan, que se sientan en los escaños del Parlamento de la Nación y que son los encargados de llevar las inquietudes de sus representados al máximo organismo legislador del que forman parte, no lo hacen o lo hacen incorrectamente o, por mor de partidismos políticos, ponen trabas a aquellos que se toman en serio su misión; entonces, señores será muy difícil que logremos que casos como el del Violador del Valle de Ebrón dejen de producirse.

Nos lamentamos de que los jueces no puedan hacer nada para impedir la puesta en libertad de un sujeto que tiene a sus espaldas dieciséis violaciones probadas y cerca de cuarenta que se le suponen. De una pena de más de trescientos años de reclusión, en virtud de las prebendas penales actualmente vigentes o. al menos, vigentes en el momento en que fue condenado; sólo ha cumplido dieciséis años ¡una minucia si se tiene en cuenta la magnitud de su delito y la secuela de víctimas inocentes que ha dejado en su camino! La judicatura se ha convertido en un mecanismo semejante a un robot que prescinde del sentido común, de la verdadera ética y de la auténtica defensa de los perjudicados por las acciones delictivas, amarrada por una normativa estricta.

El sistema rígido, anacrónico y automático con el que en España se aplican las normas penales; la nula eficacia de los sistemas para la recuperación de los delincuentes; el poco respeto por los derechos humanos de las víctimas y la excesiva preocupación por los de los criminales, es consecuencia de habernos plantado en un sistema jurídico anquilosado, con pocos recursos, mucha jurisprudencia y, por ende, obsoleto y poco dinamizado, ajeno a los problemas de los ciudadanos de nuestros tiempos; si recursos para evitar la proliferación de delitos de nuevo cuño como pueden ser la drogadicción, la precocidad de los jóvenes en acceder a campos que antes eran exclusivos de los mayores; las consecuencias de las emancipaciones tempranas o de las tardías, –que ambas son motivo de delitos, los unos por inexperiencia y los otros por ambición, interés o desprecio por la vejez –; la proliferación de los delitos de género, fruto, en gran parte, de la facilidad con la que hoy las parejas se juntan y se separan o se casan y se divorcian, lo que es caldo de cultivo, especialmente en un país de temperamento mediterráneo, de la sublevación de bajos instintos como los celos, la envidia o la ira. Estos delitos, lejos de ser coartados con medidas eficaces, vemos que van proliferando cada día más; en parte, por lo ya dicho y, en parte, por esta inmigración que nos llega de toda sudamérica y de los paises del este, con sus bandas, sus mafias y sus costumbres ajenas a las nuestras y producto de la miseria que reina en aquellas naciones.

Son en estos menesteres donde se puede clasificar la bondad o la inoperancia de un Gobierno. No es misión de quienes nos rigen irse buscando problemas que luego no saben solucionar o prometer el oro y el moro cuando se promocionan, sin recordar que han tenido más de tres años para arreglar estos descosidos de los que, sin embargo, no han hecho caso, más preocupados en sus intereses partidistas. Si queremos pasar revista a lo que a sido la Justicia durante este gobierno de ZP y el PSOE; nos podremos percatar de que, desde el TC ( al mando de su presidenta la señora Casas) que se ha dedicado a retrasar aquellas sentencias que hubieran perjudicado al Ejecutivo ( el Estatut catalán, el Estatuto valenciano), pasando por el Supremo de Bacigalupo y recordando las actitudes partidarias y absurdas del Fiscal General de Estado, señor Conde Pumpido, que obligó a los fiscales a actúar, en contra de toda ética, con los etarras (De Juana Chaos, Otegui etc.) para favorecer a los socialistas o las boutades del señor Fernandez Bermejo, que más que un ministro de Justicia parece un anarquista de la FAI, más interesado en evitar que la ANV sea ilegalizada que en actuar a favor de las víctimas del violador catalán. Los innumerables asaltos a la Constitución han sido la norma general de toda la legislatura, con la agravante de que quien se debiera ocupar de defenderla se ha dedicado a mirar haci otro lado. Vean lo de la Educación para la Ciudadanía; los tratos con los terroristas; las alianzas para derrocar al adversario político; las falsedades y las cacicadas de nuestros gobernantes en contra de los derechos de la ciudadanía y a favor de sus intereses particulares (opas, advertencias de la UE; cesión ante paises “amigos”; donaciones millonarias a dictaduras como Venezuela, Bolivia o Ecuador etc)

Pero, eso sí, cuando se trata de actúar como buenos administradores: un fracaso total. Vean en Catalunya donde gobierna el Tripartit, cuando no hay un apagón mayúsculo, los ferrocarriles no funcionan o se retrasan; o el hospital del Valle de Ebrón se queda sin luz y, no se olviden, de El Carmelo y de los atascos en el metro y los decibelios de los que nadie se ocupa, pero que hacen que una parte de Barcelona sea casi inhabitable exponiendo a los vecinos a sufrir enfermedades de audición. Pero esto no importa. Porque, señores ¿saben ustedes lo que buscan estos políticos que tanto presumen de trabajar para la ciudadanía? Poder y dinero. ¿Acaso han visto ustedes que las ministras feministas de nuestro Gobierno se alzaran indignadas por lo de la libertad del violador? Ninguna ha dicho ni pio. ¿Han oído a la familia progresista clamar contra el Gobierno por esta laguna legal? Nadie, nadie en absoluto. Que una mujer maltratada acuda al juez a pedir amparo y no se lo dé; que insista y no se lo dé y que luego nos tengamos que lamentar de que haya sido asesinada ¡señores clama al cielo! Y, sin embargo se repite una y mil veces y estos protectores de la sociedad, estos salvadores del pueblo, estos seguidores de la República de 1936, sin mover un dedo, sin darse por aludidos como si con ellas no fuera la cosa. ¡Así vamos! Luego les votarán los de siempre.

Noticias relacionadas

Diesel

El exceso de emisiones de los motores diésel está causando 5.000 muertes anuales en Europa

¿Hacia un Golpe de Estado en España?

¿De la III República al Golpe blando?

España encerrada en sí misma

Justo en la esquina de la calle donde me crié en Vigo había un quiosco de barrio

Una puta mierda de sentencia

La sentencia condenatoria contra él es una desgracia para todos los españoles

La conciencia, un instrumento muy útil para la vida

Cuando el ser humano fallece, la energía que ha estado emitiendo no se destruye
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris