Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Los soplos de Savater

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
lunes, 24 de septiembre de 2007, 23:15 h (CET)
La matización de Fernando Savater sobre que lo que realmente le sopla algún órgano femenino de su cuerpo, es la idea de España porque lo que le interesa es el Estado y las personas, apunta maneras más bien a la modelación del primero que a la devolución del derecho constitucional a los segundos.

Los soplos de Savater en el partido recién nombrado -UPD- son similares a las declaraciones de Fernado Buesa por un "educación laica": echar a la religión católica de los colegios públicos. Lección practica de Educación para la Ciudadanía quiere que sea este partido para un Estado laico -aconfesional dice la Constitución-, puesto que "la religión es un derecho de cada uno de nosotros y no un deber del Estado" y "defender el laicismo no significa derecho a salir a la calle a quemar iglesias". Faltaría más que en pleno siglo XXI el laicismo tuviera su modo de actuar similar al de la II República, ahora que la memoria histórica la recuerda tanto. La religión es un derecho y el Estado debe cumplir los mandatos que la nación que representa al pueblo le reclama, y financia con su propia aportación en forma de impuestos, voluntaria en IRPF y donaciones. Contraponiendo laicismo para arrinconar al catolicismo, bien podría decirse de el laicismo que es un derecho de las personas pero no un deber del Estado, que no debería ser financiado ni alentado políticamente como se está haciendo. Menos aún defender el laicismo significa derecho a salir a la calle a quemar instituciones laicistas. Los soplos laicistas de Savater en su partido -que son bien recogidos por Buesa- airean la defensa del Estado sólido e igualitario, de comunidades con iguales competencias. Concepción del Estado unitario y laicista incompatible con el Estado aconfesional que proclama la Constitución, que provoca un soplo al corazón de los católicos que son en España una inmensa mayoría. Dos tercios así se consideran y un tercio de practicantes.

Noticias relacionadas

Retos médicos

Ante el envejecimiento de la población parece que debe aumentar el número de médicos

Los pensamientos perfectos

Los campos de sangre y lágrimas proliferan por doquier parte del mundo

Dioses de la soberbia

Hay seres que se regocijan maltratando, torturando y que se estimulan con ello

Durán i Lleida transversal

Se nos jodió Cataluña

Habla, pueblo, habla

UCD adquirió “Habla, pueblo, habla” para su campaña de 1977
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris