Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Arte y tradición cruel

Antonio García-Palao (Madrid)
Redacción
domingo, 23 de septiembre de 2007, 15:23 h (CET)
Los que defienden el toreo argumentando que es un arte se olvidan de que, por ejemplo, el "Otello" de Shakespeare es una auténtica obra de arte literaria y ello no justifica que el actor o cantante principal de la función pueda matar realmente a la infortunada Desdémona. Si fuese así, el gran actor sería además un asesino.

De la misma forma, si en la ópera "Carmen" de Bizet se maltratase realmente a un animal o a la protagonista del inmortal Merimée, los responsables de la producción cometerían un acto perverso, además de un delito. Tampoco el séptimo arte tiene licencia para rodar sus obras cinematográficas con violencia real. Todo ha de ser una inofensiva representación, sin perjuicio además de que esta ficción pueda ser incluso reprobada por su excesivo realismo.

Si en nombre de la tradición los cristianos alanceasen realmente todos los años en Villajoyosa o Alcoy a decenas de moros para celebrar la conmemoración de la reconquista de la península Ibérica, España sería considerada un lugar habitado por asesinos. Si basándonos en la tradición asiria, persa o romana el derecho penal contemplase aún la crucifixión de personas, nuestra civilización hubiera sucumbido también hace mucho tiempo a causa de tanta barbarie. Afortunadamente fue abolida en el siglo IV por Constantino.

Si tampoco hoy es aceptable crear mediante el cruce de razas, perros o gallos de pelea caracterizados por su fiereza, por qué no nos parece perverso crear toros bravos para la lidia. Y si es una raza genuina, por qué se aduce torpemente que el toro nació para morir en la plaza. Un Rottweiller o un Pit Bull no nacen para morir en peleas.

Si basándonos en el respeto a la libertad individual o de un grupo se otorgase inmunidad de acción, las mafias, la delincuencia y la impunidad camparían también a sus anchas. La equidistancia entre antitaurinos y taurinos aduciendo respeto por ambas partes es tan impropio de la razón, la ética y el derecho como lo es no interponerse entre víctimas y opresores o entre animales inocentes y la tradición cruel.

Noticias relacionadas

¿Una Constituyente?

La Constitución de 1978 no prevé el caso de la reciente sentencia del caso Gürtel que pone en duda la veracidad de las declaraciones del presidente en sede parlamentaria

La jungla urbana

​No se dan cuenta los señores políticos que han perdido por completo la credibilidad para el común de los mortales

No es lo mismo predicar que dar trigo

La demagogia es la hipocresía del progreso

Los pronósticos se cumplieron. España sumida en el desconcierto

“Acepta. No es resignación pero nada de hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar” Dalai Lama

A vueltas con la justicia

Desde el Código de las Siete Partidas a nuestro sistema punitivo actual han pasado siglos pero, a mi entender, sigue siendo bastante deficiente
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris