Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Real Feria de Antequera   -   Sección:  

La esencia del toreo eterno

Ignacio de Cosso
Redacción
domingo, 26 de septiembre de 2004, 17:37 h (CET)
21-08-04. Tarde de toros guapos y de toreros goyescos en Antequera. Todos nos apresur bamos en llegar puntuales a la plaza para presenciar la sptima edici n de la corrida goyesca en la bella plaza malaguea. El cartel de tron o, Manzanares padre y Javier Conde. En los tendidos de sombra se agolpaban las dos aficiones. La primera alegra lleg con el segundo toro de la tarde, de nombre Becario. Y vaya si se doctor el animal bajo los vuelos de capote de un Conde inspirad simo. Tres vernicas, una media y hasta una fregolina de remate se entretuvo el malague o de ejecutar al noble burel de Domecq. Con la faena de muleta apareci un torero desconocido, que a todas luces no nos recordaba a aquel otro de los petardos en Pamplona, La Coru a, Bilbao, etc. Era el verdadero Javier Conde que todos, los que entendemos su toreo personalsimo, admiramos profundamente. La magia y el duende de sus mu ecas brotaron como brota el agua de una fuente. Tras un torerersimo pase del desprecio mirando al tendido desafiante, comenz su lidia con la diestra. Dos series largsimas, templadas y profundas. Esta claro que cuando todo el mundo dice que esta acabado este torero hace la faena de la Feria. Y que faena realiz al segundo de la tarde. Vern ustedes. El toro efectivamente fue el de mejor condicin de la corrida, pero este mismo toro en manos de otro se va al desolladero sin cortarle las orejas. ste fue uno de sos toros que descubre a los grandes toreros. Cambia de mano y z s dos naturales sueltos de antologa. Regresa con la muleta en la diestra, est crecido Javier y su padre Curro no pestaea. Bueno ni l y nadie. Llega un suave cambio de mano que casi no se percibe. La plaza est hecha un l o no sabe si aplaudir al toro o al torero. Conde, conocedor de lo relaizado opta por abreviar una faena de mucha engundia. En esa eterna espera que es la ejecucin de la suerte m s suprema, Conde hunde su espada en el hoyo de las agujas. Soberbia ejecucin recibiendo, como los toreros machos. Antequera entera pidi el segundo trofeo que no dudo el presidente en conceder.

Manzanares tuvo que esperar al quinto de la tarde para acariciar el cielo con las yemas de los dedos. Luis, el hijo de Camarn se impacientaba y hasta le toc palmas por buleras haber si cog a inspiracin su amigo y maestro alicantino. Salt Pianista al ruedo y Manzanares lo vi r pido. Todos adentro grit. Ver nicas candenciosas a pies juntos, como prembulo de una faena grande ejecut el hijo de Pepe Dols. Jos Mar a Manzanares comienza la faena al natural. Ante l un pavo de Alcurruc n. Nadie poda dar cr dito, Manzanares rejuveneci por un instante. Tras varios ayudados por bajo prosigue con el mejor natural de la feria. Parec a un redondo. El tarro de las esencias rebent ayer en Antequera. Es el natural de manos m s baja, ceido y largo que he visto en mi vida. Ol Manzanas, peras, albaricoques, platanos y lo que venga! NO me lo creo sigue con la izquierda, no se pierde intensidad y se producen como flashes de una cmaras muletazos como carteles de toros. Uno, otro y uno m s est en racha y no hay nadie qui n lo frene. Esto es la esencia del toreo eterno que nunca mi to pudo ense arme por que hay que verlo para creerlo. Que leccin nos di Manzanares a todos los de mi generacin que apenas pudimos disfrutar de l y de su toreo lleno de pureza. La casta le hace entrar a matar recibiendo. Pero qu ocurre el toro le ha sorprendido en un gesto, un ademn envenenado. Tropieza y cae el maestro. Revuelo de capotes. Se reincorpora el maestro vuelve a la carga y termina lo empezado. La plaza era un mar de pa uelos blancos y hasta las mulillas tordas se resistan a entrar en la Plaza. Dos orejas, tarde de triunfo total y de reencuentro con ese torero eterno del maestro Manzanares y el duende de un Conde inspirado. Del resto de la corrida no super en exceso, artsticamente hablando, lo relizado por mbos diestros en los anteriores toros mencionados en las plaza antequerana.

FICHA TCNICA
Plaza de toros de Antequera. Segunda corrida de la Real Feria y primera Goyesca. Viernes, 20 de agosto de 2004. En tarde espl ndida y con ms de tres cuartos de entrada, se lidiaron cuatro toros de Alcurruc n y dos de Juan Pedro Domecq, corridos en segundo y sexto lugar, respectivamente. En general bien presentados, nobles y manejables. Destac la clase y nobleza del segundo y la calidad del quinto. El cuarto desarroll peligro.

Jos Mar a Manzanares, de tela tafallera en celeste y adornos en burdeos. Estocada casi delantera, dos descabellos (ovacin). En el tercero, tres pinchazos y una estocada ca da (ovacin). En el quinto, un pinchazo y estocada desprendida (dos orejas y salida a hombros)

Javier Conde, de azafr n y adornos en azabache. Estocada casi entera (dos orejas y salida a hombros). En el cuarto, media estocada trasera, descabello (ovacin). En el sexto, dos pinchazos, dos descabellos (ovaci n).

Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris