Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Análisis internacional   -   Sección:   Opinión

¿Tendrá Irán armamento nuclear 'para por si acaso'?

Alexandr Koldobski
Redacción
sábado, 22 de septiembre de 2007, 09:19 h (CET)
La controversia a nivel mundial en torno al programa nuclear de Irán se le pudo poner fin en la reciente conferencia general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA). En la apertura el pasado 17 de septiembre, su director general, Mohamed El Baradei declaró que la OIEA está en contra de eventuales acciones militares contra Irán. “No veo ningún peligro en Irán”, afirmó Baradei.

Esa declaración en forma diametral se opuso a lo que piensa al respecto el ministro de Relaciones Exteriores de Francia, Bernard Kouchner, que el día antes declaró que, “el mundo debe estar preparado para una guerra contra Irán, probable por las ambiciones nucleares de ese país”.

Y las ambiciones de Teherán son evidentes. El Gobierno iraní de forma consecuente insiste en que el enriquecimiento de uranio que desarrolla su país tiene fines pacíficos. Pero, ¿en dónde está ese entorno donde se aplicarán esos fines?

Todavía no está claro cuando aparecerán en Irán las centrales nucleares que consumirán ese combustible nuclear de producción nacional. Tampoco se sabe si su industria podrá desarrollar la tecnología suficiente para producir combustible nuclear a los niveles requeridos. No obstante, Irán ha decidido enriquecer uranio.

Desde el punto de vista del desarrollo lógico de la energía nuclear es una postura extraña, como mínimo.

Cuesta creer que el Gobierno iraní no comprende la inconsistencia de utilizar esos argumentos cuando en sus declaraciones oficiales niega categóricamente que existan intenciones bélicas en su programa nuclear.¿Para qué entonces, enriquecer uranio a niveles industriales a pesar del recelo que manifiesta todo el mundo?

La esencia del asunto es que Teherán ha captado la realidad social-política en las regiones del Golfo Pérsico y Oriente Medio que se caracteriza por el repudio que siente un amplio sector de su población contra Estados Unidos. En sintonía a las aspiraciones de asumir el liderazgo político en la zona, Irán optó la variante de crear la imagen de “país indomable” para el que la presión o amenazas estadounidenses no tienen ningún valor. Desarrollar una política exterior agresiva a partir de esa premisa es preferible que apoyar de forma abierta organizaciones o movimientos extremistas. Al mismo tiempo, “el programa de enriquecimiento industrial de uranio” en el límite de sus fronteras soberanas es una decisión más que acertada, sobretodo porque formalmente no contradice el Derecho Internacional. Además, “el programa nuclear” puede ser utilizado en calidad de consigna política interna para consolidar la sociedad iraní que no es tan monolítica como parece.

Desde el punto de vista estrictamente militar el arsenal nuclear iraní sencillamente no tiene blancos para abatir. Hundida en ruinas, la inestabilidad y el terrorismo, Irak para Irán ya no es un adversario en la región, al menos en perspectivas de medio plazo. Y otros enemigos análogos, sencillamente por allí no existen.
Utilizar armas nucleares contra las bases militares de EEUU en la región, o contra Israel protegido por el paraguas nuclear norteamericano (que además, puede tener su propio arsenal nuclear) para Irán sería lo mismo que optar por la variante del suicidio nacional. Estas circunstancias no pueden ser ignoradas por las autoridades iraníes a pesar de las extravagancias que a veces se escuchan en determinadas declaraciones políticas

Una aventura nuclear contra Rusia emprendida por Irán tendría para ese país consecuencias funestas. Y tampoco hay motivos para dar ese paso, Rusia no es una amenaza para Irán, no existen situaciones donde puedan chocar sus intereses y tampoco se perfilan.

Entonces, ¿Qué es lo que mueve la política de Teherán? ¿El deseo de poseer armamento nuclear “para por si acaso”? En el mundo actual eso no se permite, y eso lo subrayó una vez más el ministro Bernard Kouchner.

____________________

Alexandr Koldobski, para RIA Novosti.


Noticias relacionadas

Los oráculos se cumplen. El independentismo enfrentado al Estado

“El nacionalismos es la extraña creencias de que un país es mejor que otro por virtud del hecho de que naciste ahí” G.B.Shaw.

La realidad de los profesores

Parece que los docentes tenemos mala fama, pero no está justificada

Nada dura para siempre

Evitemos el dolor. Podemos hacerlo

Sting y la táctica de Rajoy en Cataluña

La táctica de Rajoy en Cataluña es rock. Puro rock

Diesel

El exceso de emisiones de los motores diésel está causando 5.000 muertes anuales en Europa
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris