Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

Hay que ventilar la sala

Pascual Falces
Pascual Falces
jueves, 20 de septiembre de 2007, 22:42 h (CET)
Cuando la “peste” se apodera del ambiente dentro de cualquier espacio cerrado, siempre sale alguien que, con todo acierto, exclama: ¡Este lugar apesta, huele a “humanidad”!... Con el diccionario en la mano de la paisana de este columnista, María Moliner, se interpreta esa clase de peste, también, como “una cosa molesta muy abundante, que incomoda por su excesiva abundancia, o, simplemente, una cosa muy abundante”.

Algo equivalente está ocurriendo al mantener la atención sobre el panorama político nacional reflejado en los medios audiovisuales, periodísticos o radiofónicos. ¡Huele a “choto”!... que diría el más pequeño, que ya es mayor, de los hijos de Epifanio Del Cristo Martínez. Por higiene, y aún a pesar de estar recién llegados de vacaciones, se hace necesario ventilar. Las “payasadas acrobáticas” de ZP y sus corifeos nacionalistas han conseguido enrarecer el ambiente hasta hacerlo rayano con la saturación. Y, eso, aún a pesar de estar advertidos de que se avecina un curso de campaña electoral… Banderas, presupuestos, “ayudas” para alquiler de pisos, niños que vienen con “cheque”, etc… hacen que la algarabía sea monótona hasta llegar a ensordecer.

No es democrático desear un puñetazo en la mesa, ni desalojar el local, solo se trata de “ventilar” por razones de higiene, como protestan, con razón, los no-fumadores en locales que se permite fumar. Más, ¿qué ventanas abrir?... Y, aquí, es donde se ha de acudir a recursos que sean compatibles con la modernidad. El mundo es enorme y su contemplación resulta cada vez más asequible sin tener que desplazarse de la pantalla del ordenador. Tan sólo al establecer comparaciones con el exterior, ya se disminuye el agobio.

Los grandes rotativos conocidos mundialmente buscan soluciones parecidas sólo que por un motivo inverso. Es tan distinta y abundante la información que reciben por todos los medios, que han de diversificar su tradicional expresión en papel. Las ediciones digitales cumplen esa función, porque no sólo son noticias las que corren por los hilos de cobre desde cualquier teclado, sino que, también, llegan imágenes y sonidos, así como recursos directos para completar cualquier información accediendo a nutridas bases de datos. Internet, en contra de lo que se podía pensar, ha potenciado la lectura de la prensa de papel entre los usuarios de la red. Le ha ganado terreno a la televisión y a la radio, y, además, los usuarios de prensa digital leen con mayor profundidad las noticias, según encuestas, que los tradicionales lectores de prensa impresa. Si, además, se suma la nueva corriente de participación interactiva de los usuarios, opinando, o valorando el interés de cada noticia, ya se tiene un amplio ventanal por donde aliviar el ambiente.

Quien antes era un fiel pero modesto usuario, generalmente del mismo medio, ahora tiene capacidad de adquirir la información “a la carta”. De este modo entra en libre competencia con los editores, ya que nadie elige en lugar de él lo que ha de saber, o lo que se quiere que ignore. Ya se tienen, con ello, ventanas abiertas a diferentes orientaciones; la corriente de ventilación queda garantizada. ¡Qué más quisieran algunos que obligar a mantener la atención fija del ciudadano contribuyente en los malabarismos electorales que nos rodean!…

Noticias relacionadas

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris