Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

A la cabeza del fracaso escolar

Rita Villena (Málaga)
Redacción
miércoles, 19 de septiembre de 2007, 21:49 h (CET)
Según Eurostat, estamos a la cabeza del fracaso escolar entre los países de la UE. Según la OCDE, de entre los 29 países más avanzados del mundo, nuestros estudiantes son de los peor preparados ocupando el puesto 22.

En la Universidad están espantados porque la mayoría de alumnos les llegan con conocimientos deficientes y cometiendo faltas de ortografía que avergonzarían a cualquiera medianamente leído. Pues en lugar de buscar una solución haciendo planes de educación para que nos saquen de este bochorno, van y decretan, que se puede pasar de curso incluso con cuatro asignaturas pendientes. Si ahora la mayoría de los alumnos tienen problemas para expresarse y para comprender lo que otros les explican, imaginen lo que se nos viene encima. Este gobierno nos está demostrando que quiere convertir a nuestros niños en unos borricos ignorantes, de esta manera resulta más fácil manejar a una persona. Ahora un alumno puede hacer novillos, fumarse las clases, pasarse a los profesores por el forro, incordiar interrumpiendo las clases y retrasando el ritmo de los demás que no importará. Y, si suspende medio curso, da igual, porque lo colocarán en el siguiente como si nada, en un incomprensible agravio comparativo hacia los alumnos que cumplan con su obligación. Eso sí, pobre del alumno normal y aplicado que, por conciencia, se atreve a faltar a la clase de “mala educación” para la ciudadanía, porque si lo hace, ya ha dicho la ministra, que será tratado como absentista y no recibirá el título que le corresponda. ¿Esto que es? ¿Una amenaza más, para que se lo crean los ignorantes? El Estado no se puede convertir en el formador de nuestros hijos. Lo que el Estado tiene que hacer es ponerse a trabajar para que los jóvenes españoles no estén a la cabeza del fracaso escolar.

Noticias relacionadas

Memoriosos caprichosos

Convertimos en caprichos peligrosos, lo que debieran ser ayudas documentales

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris