Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Sobre el despotismo de Aguirre y el silencio de los madrileños

Mario López Sellés (Madrid)
Mario López
miércoles, 19 de septiembre de 2007, 21:49 h (CET)
La lucha que están llevando a cabo los guardas forestales madrileños en defensa de la democracia estoy seguro que algún día se recordará con vergüenza, porque es una lucha justa, necesaria en la que los madrileños no nos hemos implicando. Primero fueron los profesionales de la información los que nos alertaron de los sistemáticos atentados contra la libertad de expresión que estaba llevando a cabo el Gobierno de Esperanza Aguirre. Pocos madrileños apoyamos a los trabajadores de Telemadrid en su lucha por defender los valores fundamentales de la democracia. Tiempo habrá para que nos arrepintamos de ello. Ahora son los guardas forestales los que nos advierten de los peligros que corremos al dejar al exclusivo control de los propietarios la tierra que es de todos. También tendremos tiempo de arrepentirnos. Los profesionales de la formación no cesan en sus denuncias contra el Gobierno de Esperanza Aguirre que malversa impunemente cientos de millones de euros destinados a cursos para demandantes de empleo y trabajadores en activo. Nadie hace caso. También tendremos tiempo de arrepentirnos. Los profesionales sanitarios nos alertan continuamente del absoluto desprecio que sufren por parte de las autoridades sanitarias del Gobierno de Esperanza Aguirre. Tampoco hay apenas respuesta ciudadana. Ya nos tendremos que arrepentir.

Permanentemente somos testigos de recalificaciones del suelo en nuestra comunidad, de la especulación que a diario nos hace más difícil el acceso a la vivienda. Tampoco hay respuesta ciudadana. Tiempo habrá para el arrepentimiento. Continuamente asistimos al boicot al que somete el Gobierno de Esperanza Aguirre al Gobierno de la nación. Tampoco hay respuesta ciudadana y también tendremos ocasión de arrepentirnos en el futuro. A diario escuchamos las mentiras y sandeces de Esperanza Aguirre, pero callamos.

En definitiva. Frente a la lucha de los profesionales a favor de la democracia, Madrid cuenta con el despotismo del Gobierno regional y el silencio de los madrileños. Es tremendo tener que asistir a este espectáculo, pero ya veremos qué ocurrirá cuando llegue la hora del arrepentimiento.

Noticias relacionadas

Los oráculos se cumplen. El independentismo enfrentado al Estado

“El nacionalismos es la extraña creencias de que un país es mejor que otro por virtud del hecho de que naciste ahí” G.B.Shaw.

La realidad de los profesores

Parece que los docentes tenemos mala fama, pero no está justificada

Nada dura para siempre

Evitemos el dolor. Podemos hacerlo

Sting y la táctica de Rajoy en Cataluña

La táctica de Rajoy en Cataluña es rock. Puro rock

Diesel

El exceso de emisiones de los motores diésel está causando 5.000 muertes anuales en Europa
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris