Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

¿Odio al Rey?

Wifredo Espina
Wifredo Espina
@wifredoespina
miércoles, 19 de septiembre de 2007, 21:49 h (CET)
Nos lo recuerda, muy oportunamente, el admirado escritor Josep Maria Espinás, nacionalista con seny, juicioso. Oportunamente, porque seguramente es aplicable a los disturbios antimonárquicos ocurridos en Girona, aunque él lo refiere a las recientes algaradas en el País Vasco.

Espinás cita a Bertolt Brecht, insobornable intelectual de izquierdas, al que seguramente ninguno de los autores de los disturbios ha leído, cuando dice que "el odio no genera honestidad, bienestar o convivencia, sino que destruye todo aquello a que se aplica, pero también a quién lo aplica".

Se podrá discutir, académicamente, si quemar en público unas fotografías del Rey traspasa los límites de la libertad de expresión y hasta dónde, pero si eso no es un simple rechazo a la forma monárquica del Estado, sino que, además, va acompañado de frases como "cortar el cuello" al rey y otros por el estilo, está claro que va más allá de una legítima preferencia por la forma republicana y entra en el terreno del odio.

No estamos ya en una disquisición acadèmica, sinó en el campo de los insultos, de les amenazas, de la violència punible En el terreno del odio. Del odio que –como nos dice Brecht y nos recuerda Espinás- no solamente destruye “tot aquello a què se aplica” (com “la honestidad, bienestar o convivència”) , sinó que destruye “también a quién lo aplica”.

El odio no és política, ni libertad de expresión. El odio és un sentiment primari, rastrero, destructor. Y, principalmente, denigrante para el que odia.

Más que el Código penal, le és aplicable el menosprecio total.

Noticias relacionadas

García Bacca

Juan David García Bacca fue un filósofo, lógico, ensayista y traductor

¿Existe una contabilidad divina y exacta?

Como ninguna energía se pierde, después de la muerte del cuerpo físico la energía tiene que integrarse en alguna parte

Crueldad o justicia

¿Se acepta una justicia injusta?

Médicos, enfermos y políticos

“Ópera magna”: de cómo consiguieron enfrentar a los pacientes y sanitarios, externalizar la sanidad al sector privado, empobrecer la sanidad pública y retroceder más de treinta años en las coberturas básicas

Irrepresentativa

Si en algo coincide nuestra clase política, es que cada vez está más alejada del común de los mortales
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris