Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Darfur y el apostolado de la paz

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
martes, 18 de septiembre de 2007, 22:09 h (CET)
El Papa Benedicto XVI ha recibido en el Vaticano al presidente y jefe del Estado musulmán de Sudán -desde junio de 1989-, general Omar Hasán Ahmed al Bachir.

La semilla del apostolado de la paz en Sudán la inició Juan Pablo II en su visita de 1993, que ante el inmisericorde belicismo entre milicias musulmanas, minorías y cristianos , expresó ante el general Al Bachir la necesidad de respetar a estas minorías y los derechos del hombre. La zarza quemó la semilla de la paz en Darfur ante la incomprensión del mensaje ecuménico de Juan Pablo II y los derechos humanos, entre los que se encuentra la libertad, y entre ellas la religiosa. El deseo de Benedicto XVI de éxito en las conversaciones de paz en Libia entre gobierno y sus milicias con los opositores, es la bendición del sucesor del apóstol Pedro, que defendió ante este líder africano su defensa de la vida, de la familia, la libertad religiosa y en particular el diálogo y la colaboración entre creyentes de todas las religiones. El pasivo gobierno de Jartum ante la masacre admite sólo 9.000 víctimas, de las 200.000 muertes y cerca de 2,4 millones de desplazados en cuatro años reconocidas por instituciones internacionales. El ciudadano sudanés Mohamed Abdelshakhour huido y residente en Europa con su mujer, testigo directo del terror de Darfur, denuncia la barbarie que las milicias islamistas yantawid, armadas por el gobierno sudanés, practica contra la población negra describiéndola como genocidio. El reconocimiento de la verdad por los dirigentes es siempre la mejor base para la paz. Benedicto XVI ha recibido al líder sudanés continuando el apostolado de la paz iniciado por Juan Pablo II. Deseamos y rezamos para que esta vez la crezca la bendita semilla de la paz, no siendo engullida por la zarza de la guerra y el horror.

Noticias relacionadas

Médicos, enfermos y políticos

“Ópera magna”: de cómo consiguieron enfrentar a los pacientes y sanitarios, externalizar la sanidad al sector privado, empobrecer la sanidad pública y retroceder más de treinta años en las coberturas básicas

Irrepresentativa

Si en algo coincide nuestra clase política, es que cada vez está más alejada del común de los mortales

Un cráter lunar en la batalla de Nanawa

Por estas fechas del año 1933, seis mil bolivianos atacaban el fortín Nanawa, defendido por unos dos mil quinientos paraguayos

¿Pueden representar a España, en Eurovisión, separatistas catalanes?

“La traición, aun soñada, es detestable” Félix María Samaniego

Regenerarse cada día

A veces se nos olvida defender nuestra propia dignidad y nos la roban
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris