Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El PP debe desfacer el entuerto

Mario López Sellés (Madrid)
Mario López
martes, 18 de septiembre de 2007, 22:09 h (CET)
En los cenáculos más reaccionarios de nuestro país corre la especie que sitúa a nuestro presidente del Gobierno en el lugar de un embustero, traidor y vende patrias. Probablemente los epígonos del falsario instigador de este bulo crean honestamente la patraña, pero el falsario conoce perfectamente la naturaleza de su invención. Durante toda la historia de España esta clase de canallas ha abundado en las cercanías del poder y ha protagonizado las más injustificables algaradas que acabaron por derivar en los más terribles y absurdos baños de sangre. Desde el motín de Aranjuez hasta el presente acoso a Rodríguez Zapatero se pueden contar decenas de casos miserables que conforman nuestra particular historia nacional de la infamia. En ese afán desestabilizador de la derecha liderada por Mariano Rajoy –e inspirada por esa luminaria del siglo que es don José María Aznar- se está tensando el debate en cuestiones como la autodeterminación hasta el punto que estamos viendo en Gerona como ya hay quien empieza a quemar fotos del Rey.

El PP puso a su gente en la calle para acometer contra la ley de Educación, contra el matrimonio entre homosexuales, contra la política antiterrorista del Gobierno, contra el Estatut. Ninguna de estas algaradas prendió en sarmiento, pero ha ido dejando un poso de falsedad en el subconsciente de buena parte de los españoles que ahora no dudan, en contra de toda evidencia, que Rodríguez Zapatero ha pactado con ETA, que vive poseído de un rencor histórico que le ha llevado a destrozar la reconciliación entre los españoles alcanzada durante la transición o, simple y llanamente, que encarna al Anticristo.

La última andanada contra el Gobierno se ha producido a propósito de las aparentes diferencias del vicepresidente Solbes con el presidente y algunos otros ministros. Se ha llegado a afirmar que el vicepresidente no se encuentra a gusto con sus compañeros del Ejecutivo. Y aquí no sólo ha sido la derecha la que ha lanzado la piedra. Muchos tertulianos y periodistas próximos al PSOE también han participado en el festival de descalificaciones ¿Es tan difícil entender que un ministro pueda encontrar dificultades para llevar a la práctica determinadas iniciativas del Gobierno, que incluso no comparta la oportunidad de algunas de ellas pero que las asuma y ayude a llevarlas a cabo sin dejar de sentirse a gusto con sus compañeros?

Los responsables de desfacer el entuerto son los mismos que lo han inspirado. El PP está obligado a entonar un mea culpa, reconocer las virtudes del Gobierno en materia de lucha antiterrorista y devolver la honorabilidad del presidente de parte de la ciudadanía que actualmente se la niega sin ninguna justificación, si es que el PP quiere colaborar en la salvaguarda de nuestra convivencia.

Noticias relacionadas

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza

Rajoy da alas a los separatistas

E. Díaz, Madrid
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris