Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:  

Plata con sabor a madera

Rafael Hernández
Rafael Hernández
martes, 18 de septiembre de 2007, 21:57 h (CET)
“Nuestro” europeo se esfumó. Aún no nos lo podemos creer, pero es así. Lo que no pudo evitar Nowitzki, MVP de la NBA, ni Papaloukas y los suyos lo hicieron la noche del domingo Holden, Kirilenko y compañía.

Parecíamos invencibles o, mejor dicho, creíamos que éramos invencibles. En ningún momento en el Eurobasket temimos por el triunfo de España. Ni siquiera contra Grecia en un final apretado, en los que los helenos son maestros. Realmente fuimos conscientes de que este sueño se podía escapar cuando a dos segundos del final Holden metió una canasta afortunada que nos dejaba a un punto del oro. Hasta ese momento, pensábamos que esto de ser Campeón de Europa era un mero trámite de dos semanas en el terminábamos viendo a los chicos de “Pepu “con la medalla de oro y a Gasol recibiendo el premio de MVP del torneo.

Esto nos dimos cuenta de que no era tan fácil sólo a dos segundos del final, tiempo en el que es muy difícil, aunque no imposible, resolver los peores cuarenta minutos del torneo. Y es que cuando el tiro de Pau lo repelió el aro, a todo el país se nos encogió el corazón. Hay que hablar en plural porque esta selección sí que la sentimos como algo nuestro, cuando ellos juegan lo hacemos todos, algo que han conseguido no sólo por ser Campeones del Mundo y Subcampeones de Europa, lo que nos sabe a casi nada a día de hoy, ¡Quién nos lo iba a decir!

Esta selección es algo más que eso. Son los que han colocado a este deporte en el lugar que se corresponde, son los que cuando los aficionados los paran por la calle siempre tienen una sonrisa y tiempo para una foto, son los primeros que están plenamente concienciados de lo que es defender los colores de tu país.
Mención especial hay que hacer para “Pepu” Hernández, un técnico humilde, que cuida al grupo, que siempre está dispuesto a escuchar opiniones de fuera, incluidos los aficionados, que no va con la prepotencia de otros seleccionadores de este país. En definitiva, un tipo normal, que es lo que la gente quiere.

Esta plata que, palabras de Marc Gasol, sabe a madera, es mucho más que eso. Ha sido dos semanas de ilusión en la afición, es la continuidad del boom del deporte de la canasta en nuestro país y supondrá que mucha gente ponga el despertador de madrugada el próximo verano en los Juegos Olímpicos de Pekín, porque ver a este grupo de amigos emociona a cualquiera y hace que nos sintamos con ellos plenamente identificados.

Y es que en la próxima liga ACB, sea en el pabellón que sea, se seguirá aplaudiendo este año a los integrantes de la selección que nos quedan en nuestra liga, esperando que después de los Juegos Olímpicos se pueda ver a Pepu diciendo eso de “Ba – lon – ces – to”.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris