Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

Monarquía vs. Monarquía

Pascual Mogica
Pascual Mogica
martes, 18 de septiembre de 2007, 21:55 h (CET)
Los últimos incidentes que se han producido contra la Monarquía han provocado de nuevo, como no podía ser de otro modo, las manifestaciones de Rajoy, culpando y haciendo responsable al Gobierno de esos percances.

A nadie se le escapa que, independientemente de la actitud de grupos que no quieren la monarquía como forma de gobierno, hay un cierto malestar entre los españoles que va creciendo a medida que vienen observando la falta de un cierto recato por parte de la familia real en unos tiempos en que por mucho que se diga que la economía española va bien, es cierto, va bien en relación con los demás países que están dentro del marco de la Unión Europea, pero no en lo que se refiere a la economía doméstica que o bien sea por que no se pueden controlar los precios, estamos en una economía de mercado, de los bienes de consumo, de los alimentos, de la vivienda y de todo aquello que conforma y rodea el ineludible gasto y consumo familiar, o bien por que no hacemos bien los números y el recuento de disponibilidad a la hora de consumir y ello nos crea importantes y serias dificultades a la hora de hacer frente a los compromisos de pago adquiridos, esto es consecuencia de esa sociedad de consumo tan denostada por unos y aceptada por otros, los españoles vemos como en el caso de la familia real todo les funciona a la perfección sin que nada le falle y por tanto le agobie y le cree serios problemas. Por no decir ninguno.

Esa falta de cautela y de prudencia de la familia real se concreta en los siguientes hechos: Cuando nuestras jóvenes parejas no pueden tener el número de hijos deseados, por motivos obvios, la familia real no se para a la hora de procrear y de hacer un cierto y legítimo exhibicionismo de su numerosa prole, que sin duda alguna despierta la sana envidia de las demás parejas y por que no decirlo, una cierta frustración o resentimiento. Cuando el problema de la vivienda es cada vez más serio y preocupante nos encontramos con el palacete del heredero y con la compra de otro en la suntuosa zona de Pedralbes para restaurarlo y que sirva de morada a una de las reales parejas. Cuando las jóvenes esposas españolas no pueden disponer, en la inmensa mayoría de los casos, de la anestesia epidural para tener un parto sosegado y sin traumas, te encuentras con que a la hora de parir alguna de las mujeres de la familia real no existe ningún tipo de problema asistencial. Cuando en los casos en que la pareja trabaja, esta se encuentra con la dificultad de que no dispone de plazas de guardería donde llevar a sus pequeños para de este modo poder conjugar al aspecto laboral con el familiar, vemos como de la noche a la mañana se monta una guardería para que una de los pequeños miembros de la familia real pueda ser atendida y que sus padres puedan disponer de su tiempo, cuando ya disponen de todo el tiempo del mundo. Cuando nuestros jóvenes tienen serios problemas para disponer de un puesto de trabajo y cuando lo tienen este es bastante precario, vemos como los jóvenes padres de la familia real pasan a ser nombrados, no se cuentas veces, miembros de otros tantos consejos de administración o de comités internacionales que les permite percibir sueldos de verdadero ensueño.

Evidentemente esto crea una cierta decepción y un claro motivo de repulsa por que si bien es cierto que las diferencias sociales no tienen remedio, son endémicas, y hasta naturales diría yo, lo que si es cierto que en lo fundamental esas diferencias no pueden ser tan enormes.

No, señor Rajoy, el Gobierno no incita a nadie a actuar contra la Monarquía, es la propia Monarquía, por haber perdido las formas, la que va en contra de la Monarquía y perdón por la redundancia.

Noticias relacionadas

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones

Sardana catalana en el Club

Convocados Meritxel Batet, Francesc Carreras, Juan Carlos Girauta, Juan José López, Josep Piqué y Santiago Vila

Chiquito

Un ángel más nos ha abandonado este fin de semana

Las familias requieren de un bienestar social

Hace falta más coraje para combatir intereses mezquinos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris