Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

Desgana electoral

Pascual Falces
Pascual Falces
lunes, 17 de septiembre de 2007, 23:16 h (CET)
Uno de los aspectos que contribuyen a la pereza con que afrontar el curso que se avecina, ¡ya mismo!, es, que, desde tiempo atrás, desde las pasadas elecciones municipales en que tan malparados salieron los gobernantes actuales, España ha vuelto a entrar en período electoral. La gente sigue con sus ocupaciones y sus inquietudes familiares, pero cuanto le rodea está como “contaminado” por el afán de ganar votos para la causa de cada partido. Como la arena en las manos, se resbalan entre los dedos esas intenciones en cualquier palabra dicha por los medios en voz alta, o escrita por quienes -comunicando, o comentando, que es su oficio- se las ven y desean, aprovechando la coyuntura que fuere, para servir a intereses ideológicos o partidistas.

Nos aguarda un curso electoral, ya se sabe… como para acabar machacados de tanta verborrea, o por reflexiones interesadamente dirigidas al propio beneficio. En los Estados Unidos de América, un año electoral es un año divertido. Los “festivales” son continuos, como carnavales, con faldicortas “majorettes”, globos, carrozas y carteles multicolores. Gentes con sombreritos de su elección, escarapelas llamativas en la solapa y una especie de absorción total por la campaña, llenan las calles y absorben los medios. Esa capacidad que tiene el americano para no sentir el ridículo, hace que el espectáculo se apodere permanentemente de cualquier asomo de vida ciudadana.

En Europa las “campañas” tienen otro sesgo, como si el asunto fuera para tomarlo en serio. Y, tal vez, el sistema electoral lo permita, ya que, generalmente, hay que escuchar a los candidatos para discernir cual es el más conveniente para cada barrio o distrito electoral. El elegido, se deberá a sus electores. Aquí, y con el actual sistema que “nos dimos” los españoles (al menos, eso dicen los políticos), unas interminables listas de desconocidos que nunca dejarán de serlo, y en una alargada y desvaída papeleta, es el mayor contacto que se llega a tener en las vísperas del día señalado para el comicio. El desinterés está conseguido “a pulso”, y, ¿quién devolverá la ilusión democrática perdida al personal?...

Entonces, el español contemporáneo, echa mano de lo visceral, y resuelve la elección, que termina en plebiscito, eligiendo de antemano a aquel que represente lo que en su casa “han sido” de toda la vida. Decepcionante. Aunque, se dice, que, siempre hay algunos que discurren, y cambian el sentido de su voto según los acontecimientos más recientes. Otros se renuevan, por ejemplo, dejando de acudir a las urnas, como pasó con la votación del estatuto catalán, en que un día de playa resultó más atractivo que ir a votar para los inteligentes residentes en Cataluña, que no deben ser pocos a juzgar por los resultados.

Es de entender que para los teóricos de la democracia, los teorizantes defensores del actual sistema español, este comportamiento no les guste. España salió después de cuarenta años de duro franquismo, hasta una ejemplar democracia, con Rey y todo, y por medio de unas, también, ejemplares elecciones. Pero… eran una novedad que atrajo, responsablemente, a la gente. ¿Han agotado entre unos y otros la capacidad de ilusión del pueblo? ¿Cómo volver a ganar su confianza? La desgana está servida.

Noticias relacionadas

Diesel

El exceso de emisiones de los motores diésel está causando 5.000 muertes anuales en Europa

¿Hacia un Golpe de Estado en España?

¿De la III República al Golpe blando?

España encerrada en sí misma

Justo en la esquina de la calle donde me crié en Vigo había un quiosco de barrio

Una puta mierda de sentencia

La sentencia condenatoria contra él es una desgracia para todos los españoles

La conciencia, un instrumento muy útil para la vida

Cuando el ser humano fallece, la energía que ha estado emitiendo no se destruye
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris