Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

¿Catalunya, España o el Diluvio Universal?

Miguel Massanet
Miguel Massanet
lunes, 17 de septiembre de 2007, 23:16 h (CET)
Vamos a ver señores, por favor ¡seamos serios! Resulta que, en la famosa Diada, amenazan de muerte al señor Fernández Diaz y sale la ministra de Administraciones Públicas, sí, ya saben, aquella que la sacaron de un sitio para meterla en otro, pero que , cuando se trata de largar, no se corta un pelo; pues bien, esta señora, en lugar de condenar, categóricamente, a los descerebrados que amenazaron con ponerle una bomba al señor Fernández Díaz del PP, no ha tenido otra idea que decir que el PP debiera “aprender convivencia”. Lo malo de no pensar en lo que se dice es que, vean por donde, en Gerona unos independentistas se dedicaron a quemar una efigie del Jefe del Estado gritando contra los borbones, cuando el Rey daba una charla sobre la necesidad de la unidad de España a menos de un kilómetro de donde sucedían los alborotos. Esperamos que la señora Salgado nos obsequie con otra declaración pública recomendándole a don Juan Carlos que “aprenda conviviencia con los catalanes”. Y es que, según parece, están emperrados en dar coces contra el aguijón. Lo que sucede, amigos míos, es que lo de Catalunya está entrando en una fase de disloque total. Ya, ni siquiera, tienen el rubor de camuflarlo bajo el disfraz de la autonomía; ya no les basta que les transfieran la intemerata; ya no se conforman con quemar banderas españolas, negarse a colgarlas en los edificios públicos – por cierto, respecto a las banderas, parece que al señor Zapatero ya no le importa ni poco ni mucho que los separatistas boicoteen sistemáticamente que se exhiban las insignias nacionales, porque dijo en el Senado que era un asunto de “corto alcance”. Será para él, que juró o prometió defenderla, al jurar la Constitución, y vean cómo se escaquea, el muy perjurador – sino que, incluso, ponen fecha a la independencia de Catalonia. No se crean que sólo es cosa de unos fanáticos, analfabetos e incontrolados, no, porque el señor Jordi Pujol – al que antaño se consideraba un gran estadista, realista y moderado– ya se lanza a pedir la rebelión cívica contra España y, otro tanto, hace el señor Maragall, socialista por demás señas.

Pero, si se puede considerar preocupante, y obra de desvariados, este ambiente que se está extendiendo por toda Catalunya, con la complacencia del señor Montilla y de todo su gobierno (que está alcanzando cotas desmesuradas de incompetencia y entreguismo al nacionalismo); todavía lo es más el que, desde el propio Gobierno Central, del mismo Ejecutivo del señor Zapatero y del estamento judicial, se contemple con impasibilidad como se están violando los artículos de la Constitución, uno tras otro y repetidamente, en autonomías como la vasca y la catalana, sin que haya una sóla autoridad que levante un dedo para evitarlo. Hemos llegado a extremos tan sangrantes como el que, un infeliz que cometió algunos hurtos menores, haya sido condenado a ocho años de prisión y, sin embargo, para los que se manifiestan públicamente como amigos de la ETA –como, recientemente, lo ha hecho un fulano, un actorzuelo de tres al cuarto,un tal Joel Joan, que se ha declarado públicamente amigo de ETA aunque ( en definitiva todos estos son unos cobardes que gritan mucho cuando están en una masa, pero se arrugan cuando han de afrontar solos las consecuencias de sus actos) luego se haya retractado – ni los fiscales ni la policía se hayan tomado la molestia de detenerlos por apología del terrorismo.

Estoy echando en falta que el señor ministro de Justicia, el lenguaraz señor Fernández Bermejo y su satélite más destacado, el Fiscal General, señor Conde Pumpido, se arremanguen la toga y esgriman sus conocimientos para empezar a poner hilo a la aguja y ordenen empapelar por secesionistas e incitadores a la desmembración de la nación española, a sujetos como: al señor Carot Rovira, su compañero el señor Puigcercós, al señor Pujol ( con medalla incluida) al señor Maragall ( también con su medalla), al vocal del Consejo General del Poder Judicial, señor López Tena – uno más que cobra a costa del dinero de los españoles – que ha afirmado que “Cataluña es víctima de un «genocidio» por parte de España”, sin olvidarnos del señor Más y no hablemos de los señores Ibarretche y Egibar del País Vasco, grandes impulsores del separatismo vasco e impulsores de un referendum inconstitucional.

Si, al principio, se pusieron la venda ante los ojos, porque le convenía al Gobierno, ante delitos de etarras conocidos; cedieron al chantaje de De Juana Chaos; defendieron la negociación con ETA y se dedicaron a dar el chivatazo a los etarras para que pusieran tierra de por medio antes de que los detuvieran; y, por si fuera poco, se desentendieron de los casos de corrupción en Ibiza (porque según ellos podían obstaculizar el proceso electoral), y ha continuado olvidándose de ellos después de las elecciones. Tampoco parece preocuparles que el TC se haya declarado en vacaciones, para no resolver sobre la constitucionalidad del Estatut catalán (para favorecer al PSOE). Vayan ustedes a saber por qué secretos motivos se hacen los despistados cuando se trata de obligar a que, los reacios separatistas, icen las banderas en los edificios públicos o en los casos de evidentes delitos de lesa majestad contra la propia unidad del Estado y contra la solidaridad y la igualdad jurídica de todas las autonomías que constituyen nuestra España o, en fin, cuando se infringen derechos tan fundamentales como los que dan derecho a los padres para que puedan educar a sus hijos en los principios morales y éticos que estimen más adecuados.

Espero ver cuál será el comportamiento de estos dos adalides de las libertades y la Justicia, ante el nuevo atropello contra la Constitución perpetrado por el consejero de Educación de la Generalitat, el señor Ernest Maragall, quien, atribuyéndose dotes de legislador ha decidido infringir los derechos individuales de los alumnos, obligándoles a hablar en catalán ¡durante los recreos! Ni Stalin hubiera conseguido un totalitarismo mayor. ¡Hala Bermejillo, aquí es donde quiero verte jugándote el tipo!, ¿a qué no eres capaz de dejar de vegetar por el ministerio y te enfrentas a todos estos que delinquen ante tus barbas? No lo verán nuestros ojos, porque todos estos ineptos que nos gobiernan, harían lo que hiciese falta para ocultar sus errores con tal de no perder votos de cara a las próximas elecciones. Es algo parecido al juego de La Oca, porque estos socialistas van de comicio a comicio y tiran de demagogia porque les toca. Lo importante para ellos no es gobernar, sino embaucar a los electores durante el periodo anterior a las elecciones. Pero, vean ustedes por donde, hasta ahora, han tenido éxito. Y es que, son expertos en saber tocar la fibra del electorado para enfrentarlo al PP y les vote a ellos. Algo así como pedir a uno que le facilite la cuerda con la que piensa ahorcarse. Así es como podemos acabar con España.

Noticias relacionadas

Los oráculos se cumplen. El independentismo enfrentado al Estado

“El nacionalismos es la extraña creencias de que un país es mejor que otro por virtud del hecho de que naciste ahí” G.B.Shaw.

La realidad de los profesores

Parece que los docentes tenemos mala fama, pero no está justificada

Nada dura para siempre

Evitemos el dolor. Podemos hacerlo

Sting y la táctica de Rajoy en Cataluña

La táctica de Rajoy en Cataluña es rock. Puro rock

Diesel

El exceso de emisiones de los motores diésel está causando 5.000 muertes anuales en Europa
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris