Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Franquismo en el tiovivo

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
jueves, 13 de septiembre de 2007, 21:53 h (CET)
Con las primeras lluvias septembrinas no sólo llegan las nuevas colecciones de fascículos a los quioscos y los lloros de los pequeños que estrenan guardería, también nos llegan los nuevos programas que las cadenas televisivas han preparado durante la época estival para seguir teniéndonos sentados ante la caja tonta de turno. Pero la verdad es, que visto lo visto, tenemos más de lo mismo, contertulios que creen que tiene más razón quien más grita, frikis que venden sus miserias por un plato de lentejas, alguna que otra que, a costa del maltrato que dice haber sufrido, ha obtenido una canonjía perpetua y bien pagada por contar tan sólo noticias de su amiga la folklórica ya que no sabe hacer otra cosa y algún que otro periodista que pasaba por allí y que con su presencia sirve para lavar la mala conciencia de los productores y dar un cierto toque de calidad al programa. Todo sea por el santificado share.

Pero el pasado fin de semana en uno de estos nuevos programas, nuevo en el nombre que no en el contenido, los directivos de la productora pensaron que necesitaban un elemento que les hiciera subir la audiencia y lo encontraron en la seudo investigación de los millones y los bienes de la familia Franco y como guinda de este pastel se les ocurrió invitar, naturalmente pagando, al conocido ultraderechista Ricardo Sáenz de Ynestrillas. Mientras en Alemania los directivos de la cadena de televisión NDR cesaban de manera fulminante a Eva Herman, presentadora de los informativos, por elogiar durante un telenoticias algunos aspectos de la política familiar del III Reich ,aquí, Telecinco invita a este dirigente fascista para que se erija en defensor de Franco y sus familiares delante de los tímidos reproches del resto de contertulios alguno de los cuales no se que pito tocaban en aquel entierro pues habían nadado maravillosamente en las negras aguas del franquismo. El Sr. Peñafiel, que se sintió ofendido ante las palabras de Ynestrillas, debe sufrir algún lapsus de memoria y no recordar los años en los que en alguna publicación en la que tenía poder se elogiaba a Franco y sus descendientes cada semana.

Lo preocupante de todo esto no es que “La Noria” sea otro programa más en el que, bajo un disfraz de intelectualidad y con el marchamo del periodismo de investigación se siga dando pábulo y tribuna a personajillos de tres al cuarto cuyo único mérito es tener una madre conocida o se nos presente bajo el disfraz de periodistas a gentes del mundo del “famoseo” que, muchas veces, a duras penas leen y escriben, lo peor es que la pasada semana en este tiovivo disfrazado de noria se ofreció un potente altavoz a alguien que, a no dudarlo, si pudiese nos negaría cualquier derecho a los demás. Pero los programadores de la cadena viendo que su share está por encima del 21 % siguen frotándose las manos junto con los directivos de la productora mientras sientan en la silla, como uno más de sus contertulios, a alguien que ha sido condenado por disparar a un narcotraficante que, supuestamente, no quiso venderle algo de coca y que paso casi tres años en la cárcel acusado del asesinato de Josu Muguruza diputado de H.B.

Mientras en Alemania se condena a quines se dedican a realizar apología del nazismo aquí, en España, premiamos con un potente y alto share a los que dejan que desde su plató se emitan loas al franquismo. ¿Quién será el próximo que subirá a este tiovivo sabatino? ¿ un pederasta confeso? ¿ un asesino de ancianitas desamparadas? ¿una de aquellas alegres muchachas a las que se acusó de andar de burdel en burdel? ¿un violador en serie? o tal vez un etarra contrayendo matrimonio con un guardia civil. De más gordas estamos acostumbrados a ver en la caja tonta desde que impera la divisa de “todo vale para el share”, incluso la apología del franquismo o la vulneración de los horarios considerados infantiles.

Noticias relacionadas

Heroínas antifascistas de ayer y hoy

Irracionalismo independentista

El ejecutivo ha hecho valer su legítimo poder para parar el incumplimiento del ordenamiento jurídico

El otoño de la vergüenza. España amenazada

La excesiva tolerancia y el desconocimiento de la verdadera amenaza que representa para España el separatismo catalán, atenazan al Gobierno

Al sol y a solas

Patios o cómo está el patio (I)

Disyuntivas crueles

¡Nos asaltan a mansalva! ¿Encontraremos el seso suficiente para afrontarlas?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris