Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Los nuevos universitarios

Remedios Falaguera
Remedios Falaguera
miércoles, 12 de septiembre de 2007, 21:56 h (CET)
“Siempre le digo a mis hijos que no hay que tener miedo a la vida. Luchar por lo que quieres, cueste lo que cueste, siempre vale la pena” me comenta Nuria con un brillo especial en los ojos en la larga cola de secretaria.

Mi amiga Nuria tiene 43 años y es madre de nueve hijos. Cuando se casó tuvo que trasladarse una larga temporada a Italia. El idioma, el trabajo de su marido y el nacimiento de sus hijos la llevaron a abandonar su carrera universitaria. Hace dos años, decidió retomar los estudios de nuevo: “No te voy a engañar. Me está costando muchísimo. Madrugar para aprovechar el silencio, hacer trabajos los fines de semana mientras mi marido se lleva a los pequeños de excursión, ceder el ordenador a mis hijos en época de exámenes, etc. es algo a lo que ya no estaba acostumbrada. Pero la experiencia es maravillosa. Poder demostrarme a mi misma que tener hijos y dedicarme a ellos al 100% no supone el fin de la vida intelectual y laboral ha valido la pena.

Creo que mis hijos están aprendiendo mucho viendo cómo su madre universitaria hace malabarismos para sacar horas de estudio, presentar trabajos bien hechos, sacar horas de estudio privándose de momentos de descanso,… Aunque, para ser sincera, ni ellos, ni mis compañeros, se dan cuenta de todo lo que me han enseñado durante estos años. Ahora les entendiendo mejor; sé ponerme en su lugar ante las situaciones conflictivas que la vida les presenta diariamente y les aconsejo mucho mejor, pero sobretodo, estoy aprendiendo a disfrutar de los pequeños momentos que la vida nos regala, a ser optimista, a mantener la ilusión juvenil de cambiar el mundo. En fin, es una experiencia que recomiendo a muchas madres; es muy instructiva y divertida.”

Ahora que comienza el nuevo curso, casos como el de Nuria, no pueden pasar inadvertidos. Es más, es un privilegio para la sociedad española ver como cada año se multiplican los alumnos mayores de 30 años, hombres y mujeres, que se acercan a la Universidad con ansias de aprender, de ser parte activa de la sociedad, de poner en práctica aquella ilusión que, por motivos familiares, económicos o laborales, no pudieron realizar en su momento.

Muchos de ellos quieren ocupar el tiempo libre ejercitando la mente y el espíritu. No quieren dejar pasar la oportunidad de buscar la verdad a través del estudio y aspiran a poner su granito de arena en forjar un futuro mejor para sus hijos.

Según el ultimo censo universitario al que he tenido acceso, de los 44.000 alumnos matriculados en el curso 2005-06, el 35,5% son mayores de 25 años y de ellos, el 13,5% tienen más de 30 años. Muchos de ellos optan por la UNED pero el resto, como Nuria, prefiere asistir a clase confundiéndose con nuestros jóvenes por los pasillos de la universidad.

Con la ilusión de seguir estando al día, aprender un poco más, terminar aquella carrera que empezaron o estudiar aquella segunda carrera que les gustaba y no pudieron por prioridades de la vida mucho más importantes, no se “arrugan” ante el gran desafío que supone la vuelta a la universidad.

Esta es la filosofía de decenas de madres, abuelos y jubiladas que a sus treinta, cuarenta, cincuenta, sesenta o setenta años no les importa el esfuerzo que supone compaginar la familia con los estudios. Como dice mi amiga Nuria: “Sabía que el reto era de gran envergadura, pero me compensa. Siempre he pensado que la vida es una maravillosa aventura y no hay que tener miedo a los retos que nos presenta. Al contrario, hay que tener siempre ilusión por aprender más, por instruirnos más, por formarnos más. Ya lo dice aquel refrán: Nunca es tarde para aprender.

A mis hijos siempre les he dicho que no hay que temer a la vida. Luchar por lo que crees y quieres, cueste lo que cueste, siempre vale la pena. Yo no iba a ser menos, ¿no crees?”

Noticias relacionadas

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris