Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Tiremos el voto cadena

Francisco Scolaro (Buenos Aires)
Redacción
lunes, 10 de septiembre de 2007, 22:00 h (CET)
La "cristalinidad" de los momentos actuales, proclamada por el Presidente, hace recordar la película " Lo que el viento se llevó".

A la luz de lo acontecido en Córdoba, "voz populi, vox dei" debería transformarse aditándole "si me conviene".

La provincia de Bs. As., con intendentes aspirantes a la relección (amparados a la sombra camaleónica oficialista y su caja) y con cuadros militantes duchos (generalmente empleados), se están preparando para fiscalizar el acto electoral que, por su magnitud (en cuanto a votantes), puede significar -por arrastre- que el oficialismo se quede nuevamente con el sillón de Rivadavia y que en él, se siente la consorte del actual mandatario.

El voto cadena (entre otras "avivadas") no es una práctica nueva, pero es necesario alertar a todos los ciudadanos de todos los partidos, alianzas, coaliciones, etc. y a las propias autoridades de mesa de cómo funciona este sistema perverso y bien conocido en el conurbano bonaerense.

1) El primer puntero, empleado, pícaro o militante comprometido, se presenta correctamente en la mesa y, una vez dentro del cuarto obscuro, cambia el sobre oficial (firmado por fiscales y autoridades) usando otro, trucando firmas (hasta con sobres "viejos") . De allí que debe exigirse a todo el mundo exhibir el sobre. Pero... son tan ligeros que, de manera distraída y de apuro, lo meten en la urna. Si pasa, no se puede impugnar, salvo en el recuento cuando las firmas no coincidan (casi nadie las controla y, de última, cae sólo un voto).

2) Ese primer eslabón de la cadena vota con el sobre trucho y se guarda el bueno para entregarlo a un puntero que lo aguarda fuera de la escuela, en un local o sitio cercano y allí, a cambio, cobra o recibe lo pactado.

3) El puntero prepara ese sobre con el voto de su "jefe", lo cierra y lo entrega a otro ciudadano que se presta a la maniobra.

4) Este deja en la urna ese voto y entrega al puntero el sobre vacío que le dieron en la mesa de votación. También cobra.

5) Este sobre vacío servirá para otro eslabón de la cadena que puede ser muy grande (como la necesidad y su herejia).

6) De esta manera el partido prebendario se garantiza que los votos comprados lleguen a las urnas y que el elector, no cambie de opinión dentro del cuarto oscuro.

7) Al final el único voto apócrifo es el primero, que puede ser impugnado porque no lleva la verdadera firma de los fiscales. Pero todos los que le siguieron en la cadena son verdaderos.

8) Donde hay pobreza, este voto es el caldo de cultivo de los corruptos y de los corrompidos por la miseria (que no sólo reina en el Gran Buenos Aires).

9) El voto cadena es el "clientelismo" elevado a su máxima expresion. Bolsas de comida,dinero, colchones, chapas, subsidios, materiales y hasta inodoros son la moneda de cambio por el voto.

No deja de ser un fraude electoral, muy usual y con mecanismo aceitado por los viejos punteros que responden a los "caciques" bonaerenses que todos conocemos.

Todos los fiscales (hoy cuesta conseguirlos) y presidentes de mesa (también cuesta "engancharlos") deben estar alertas a la primer maniobra y denunciarlo a la fuerza pública.

De lo contrario "tiremos la cadena" con los votos y cenemos con la "calidad" Institucional que nos venden.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XII)

A ellos (a los miembros del Opus Dei) no se les "ofrece", sino que se les obliga a tener esa dirección espiritual

La ministra de Justicia cree en milagros

¿Novata o inexperta?

Víctimas sin voz

Nos merecemos otros cuidados y otros líderes

Tempus fugit a toda leche

En la época del “tuit”, todo es breve y rápido

¿Concertinas o más policías y guardias civiles heridos, señor Marlaska?

No estamos convencidos de que un juez considerado “progresista” sea lo que mejor conviene a España como ministro de Interior
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris