Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Poder y derechos humanos

Jesús D. Mez Madrid
Redacción
lunes, 10 de septiembre de 2007, 22:00 h (CET)
Ante la implantación gubernamental de la nueva asignatura y la formación de los Derechos Humanos que propugna en algunos de los apartados me parece conveniente tener en cuenta que al hablar de DH, saber a que nos estamos refiriendo, pro lo cual creo necesaria hacer el siguiente comentario: "Sólo si los derechos humanos se basan en el derecho natural, los organismos internacionales mantienen la justificación principal de su propia existencia y actuación: tener la autoridad necesaria para desempeñar su papel de defensores de los derechos de la persona y de los pueblos".

Sobre esto hay que recordar que los derechos descritos en la Declaración Universal de 1948 están fundados en la naturaleza misma del ser humano y en su dignidad inalienable de persona creada por Dios.

Sin embargo, si se consideran fundados en la decisión de la asamblea que los ha aprobado, se cae en el peligro de una interpretación meramente positivista de los mismos, que los pone a merced de los que detentan el poder.

Por ello se puede afirmar que "sólo si los derechos humanos se basan en el derecho natural, los organismos internacionales mantienen la justificación principal de su propia existencia y actuación: tener la autoridad necesaria para desempeñar su papel de defensores de los derechos de la persona y de los pueblos".

Monseñor García-Gasco considera que "desde la convicción de que existen derechos humanos inalienables vinculados a la naturaleza común de los hombres se ha elaborado un derecho internacional humanitario".

Por ello, la comunidad internacional "debe seguir velando por establecer normas de comportamiento para que se limiten al máximo los daños y para que se alivie el sufrimiento de los civiles y de todas las víctimas de los conflictos".

Así se puede concluir que "la defensa de la paz necesita quienes trabajan lealmente por ella, con una adecuada comprensión de lo que exige la dignidad humana y de lo que supone el derecho natural como fundamento de los derechos humanos y origen del derecho internacional humanitario".

Noticias relacionadas

La conciencia, un instrumento muy útil para la vida

Cuando el ser humano fallece, la energía que ha estado emitiendo no se destruye

Maduro, Sánchez y el desmadre separatista

“Sé consciente de la diferencia entre análisis amigable y crítica destructiva. Observa si el propósito de tus palabras es ayudar, desahogarte o hacer daño” Napoleón Hill

Arte sacro

El arte sacro sirve para neutralizar la gravedad de la idolatría

La amenaza de una proposición de ley

La ideología de género es un ataque a nuestras mismas raíces

Campaña independentista en Cataluña

Ya ha comenzado el pasado jueves la campaña por el sí a la independencia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris