Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Se pelean por su pan, y su jamón de pata enlutada

Marino Iglesias Pidal
Redacción
lunes, 10 de septiembre de 2007, 22:00 h (CET)
Son multitud los temas que, por su significado o su contenido, han de ser expuestos con una cierta reiteración para que lleguen al conocimiento y los asimilen los más posibles, pero el convertirlos en asiduos acompañantes de los fideos con caldo de nuestro cada día puede hacer que la simple visión de la sopa llegue a producirnos náuseas, y el trasiego auditivo del asunto una dentera difícilmente soportable. Y más cuando uno considera que el tema debatido no deja de ser otro medio para un fin poco loable. Tal es, para mí, el caso de la archí cacareada Educación para la ciudadanía. Casi nada he leído al respecto, pero, conociendo al personal, no es difícil adivinar en lo que andan: de pesca, cada cual con su cebo.

Mientras clero y gobierno se hallen de luna de miel, lógicamente, ambos se sentirán encantados con el dulce sabor en los labios. ¡Ah! pero cuando el idilio declina comienza la pelea por quedarse con la colmena – se entiende, el pueblo que los mantiene -.

Y en esa andan, Religión o Educación para la ciudadanía en ristre a papirotazo limpio, a ver quien logra inocular más detergente con acondicionador cerebral en las tan manipulables neuronas del propio.

Y que no, hombre. ¡Qué no! Que ya pasó la hora de implantarle pensamientos, de la índole que sean, al susodicho. Que hasta la vaca más lechera puede dejar de dar leche si no se le brindan condiciones adecuadas. ¡Y en este tiempo de vacas locas...!

Debe cambiarse la trayectoria de la desastrosa evolución que auspiciamos. Y el volantazo habría de darse sobre una base sólida, bien compactada, para evitar el derrape. Creo que se podría comenzar con: EDUCACIÓN DEL SER HUMANO PARA LA ACEPTACIÓN DE SU PROPIA REALIDAD INALIENABLE. - El hombre es un animal sometido a las mismas leyes naturales que cualquier otro. Es cuando nace y deja de ser cuando muere. Al igual que cualquier otro animal no tiene más derecho congénito que el natural, impuesto por su dependencia para subsistir: el de que le sean cubiertas sus necesidades hasta que su desarrollo alcance la fase que le haga apto para cubrírselas por sí mismo. Lo que, en este campo, le hace diferente al resto de animales, es que los individuos podrán obtener nuevos derechos y disfrutar de los que otros de su misma especie han obtenido para ellos o para ser compartidos con ellos, pero deben entender que han de ganarse el respeto a estos derechos respetando los derechos de los demás; de no hacerlo así, de inmediato deberían ser privados de los propios. Etc. etc.

Ojalá el ser humano buscara en el más inaccesible de sus rincones la conciencia – si es que tiene, por fuerza ha de estar muy escondida –necesaria para aplicar su inteligencia menos a la trepa y más, mucho más, a un amoroso respeto por los seres vivos que con él DEBERÍAN compartir este planeta. Y ojalá que a todos aquellos que maltratan o disfrutan viendo como son maltratados los animales, la conciencia que se les despertara fuera tan exigente como justa y les privara del sueño durante los próximos veinte años a causa del remordimiento por las tropelías cometidas o disfrutadas. Ojalá hubiera una justicia inflexible, que no pasara por alto ningún acto de maldad y de la que nadie se pudiera burlar. Ojalá.

Noticias relacionadas

Los oráculos se cumplen. El independentismo enfrentado al Estado

“El nacionalismos es la extraña creencias de que un país es mejor que otro por virtud del hecho de que naciste ahí” G.B.Shaw.

La realidad de los profesores

Parece que los docentes tenemos mala fama, pero no está justificada

Nada dura para siempre

Evitemos el dolor. Podemos hacerlo

Sting y la táctica de Rajoy en Cataluña

La táctica de Rajoy en Cataluña es rock. Puro rock

Diesel

El exceso de emisiones de los motores diésel está causando 5.000 muertes anuales en Europa
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris