Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Hay que poner al día la muerte

Mario López Sellés (Madrid)
Mario López
lunes, 10 de septiembre de 2007, 22:00 h (CET)
Allá por la Edad Media a alguien se le ocurrió la feliz idea de identificar la muerte con un esqueleto humano envuelto en un sayal y portando una guadaña, con lo que dio al Mundo uno de los iconos más contundentes jamás alumbrados por mente humana. A la postre, sirvió para dotar a la Iglesia católica de una imagen corporativa definitiva y singular. Un ojo dentro de un triángulo, significando a ese dios que lo ve todo, hasta tus más recónditos pensamientos; el crucifijo, símbolo del líder carismático que va al martirio sin vacilar con tal de salvar a la especie humana de la abyección; y el báculo obispal, distintivo del embajador del sumo hacedor ante los hombres. Con estás tres contundentes divisas la Iglesia pudo subyugar sin problemas a todo un mundo de labriegos incapaces de hacer la o con un canuto.

En nuestros días el € y el $ ponen a cada cual en su sitio. Por lo demás, actualmente vivimos en un mundo abarrotado de iconos. El abigarramiento de mensajes hueros podría decirse que es la marca del siglo. Bella mercadería que no enriquece, pero entretiene. Impide que el personal lleve sus pensamientos por senderos que pudieran resultar demasiado escabrosos para la común inteligencia y, en último extremo, demasiado peligrosos para los que actualmente disfrutan de las mieles del poder y la gloria. En fin, la exacerbación de la máxima romana: “al pueblo, pan y circo”.

Con el espectacular avance de las artes y las ciencias, creo que habría que renovar la imagen de la muerte, pues la que hasta hoy está en uso incorpora referencias a un mundo rural hoy prácticamente irreconocible. Ya hace mucho tiempo que sabemos que la muerte es lo único que tenemos en común todos los seres vivos, así que hagámosla bandera de la Humanidad y diseñemos para ella un logotipo que nos resulte obvio. Se me ocurren varios: el hongo de una bomba atómica, un bebe africano comido por las moscas, una patera vacía o… la cartilla del paro.

Noticias relacionadas

Durán i Lleida transversal

Se nos jodió Cataluña

Habla, pueblo, habla

UCD adquirió “Habla, pueblo, habla” para su campaña de 1977

Cataluña a la deriva (II)

La enajenación colectiva

Propia imagen

El derecho al honor y a la propia imagen es un derecho protegido por la Constitución

Salvar Cataluña ¿Voto útil para Ciudadanos?

Errores de apreciación del PP pueden acabar con un retorno a la situación previa a la aplicación del Artº 155
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris