Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Acabarán contándonos las almorranas

Alberto Basterrechea (Madrid)
Redacción
lunes, 10 de septiembre de 2007, 10:22 h (CET)
Ninguna historia más ilustrativa de nuestros días que la de este escritor cotilla, asesino y polaco. Primero mató al amante de su esposa; después se puso a escribir una novela en la que narraba los hechos con pelos y señales. El libro, best-seller en Polonia, llamó la atención de los críticos por la maestría con la que el autor se había metido en la piel del homicida. En esto llega un juez, se lo lee de arriba abajo, empieza a unir cabos y manda a nuestro genial escritor a la cárcel para los próximos veinticinco años.

Se veía venir. Hoy en día, el impulso de contarlo todo alcanza niveles superfetatorios. No bien enchufas la televisión, el panorama es grimoso: mujeres que comparecen ante una tal Patricia porque su marido ronca, madres que denuncian a sus hijos porque se han pasado con la factura del teléfono; vecinos reclamando urgentísimas deudas de veintitrés euros... Lo increíble es que la mayoría no va a la tele para decir espejito, espejito, quién es el más guapo del mundo, no: la peña acude para contar sus miserias, para decir lo mierdosa que es su vida y todo lo que se han esforzado por merecerlo.

Al polaco, fíjense lo que voy a decir, casi lo absuelvo, porque al menos tenía una historia; pero a todos estos inconscientes que nos eyaculan su morralla palabrera yo los mandaba a Guantánamo con orden expresa de torturarlos hasta que se callen. Ya me dirán ustedes qué se puede hacer con esta recua: si les dejamos, te acaban contando con prolijidad el color canela de sus diarreas o lo mal que lo pasaron el día que contrajeron almorranas.

Noticias relacionadas

Cataluña sigue en la cuerda floja. El separatismo sigue vivo

Seguimos pensando que la situación catalana está muy lejos de solucionarse

En un mundo de fugitivos

Es asombroso observar que esta humanidad globalizada todavía no sepa vivir armónicamente

La campaña contra la violencia de género

No parece que esté teniendo mucho éxito: siguen muriendo mujeres

Noticias que impactan...

O ya no

Marta Rovira, feminista, lenguaraz, embustera y manipuladora

"Hay un límite donde la tolerancia deja de ser virtud” B. Burke
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris