Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La política como espectáculo

Diego Contreras (Sevilla)
Redacción
sábado, 8 de septiembre de 2007, 19:07 h (CET)
El anuncio del ex-senador y actor Fred Thomson, proclamando su intención de presentarse a las primarias del Partido Republicano para competir en las elecciones presidenciales de 2008, es una muestra visible más de cómo la política puede devenir en un espectáculo, a veces grotesco, y de cuánto importa la imagen pública en los tiempos que corren.

Se achaca a Kennedy el ser la primera persona que “conquistó” al público con sus indudables dotes telegénicas, sin embargo, lo que era un hito en la historia de la política, va camino de convertirse en un paso necesario para incorporarse a este “servicio público”. En este campo, si bien los norteamericanos han sido pioneros, no sólo ellos han producido “telelíderes”. Sin ir más lejos, recordemos a Berlusconi y sus años de gobierno. Reagan, ahora elevado a los altares del neo-liberalismo, es otro producto evidente de la fuerza de la imagen, como ahora lo es el gobernador de California, Arnold Schwarzenegger. Es indudable que la fuerza de la imagen debe ser y es muy tenida en cuenta, pero la cuestión es si la persona que resulta elegida lo es por un programa concreto de gobierno o porque da bien en cámara. Hoy en día, cualquier puesto de presencia pública se cotiza a precios astronómicos, ya sea desde la presidencia de un equipo de fútbol o la pertenencia a una academia de renombre. Y esto, pienso yo, que no lo es por simple dedicación desinteresada, si no porque es la mejor propaganda que nadie puede tener. Si la política es poder, la imagen es su arma más poderosa.

Noticias relacionadas

Cataluña

Con lo que me gusta Cataluña y he llegado a sentir “vergüenza ajena” de los catalanes

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXVII)

La dirección espiritual, y la corrección fraterna son los dos pilares de control de la secta Opus Dei, invadiendo el interior de las personas

Una revolución contra natura

Resulta perverso pretender la supremacía de un género sobre otro o la desnaturalización de la persona para “moldearla”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXVI)

El Opus Dei sigue siendo un instituto secular vinculado indisolublemente a la prelatura personal de la Santa Cruz

Un poco de respeto, por favor

El master de Casado, el “postureo” de Sánchez las declaraciones de Corina, la venta de armas que asesinan a niños , las provocaciones del emérito y “El Pais”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris