Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Algo más que palabras   -   Sección:   Opinión

El balance

Víctor Corcoba
Víctor Corcoba
jueves, 6 de septiembre de 2007, 21:48 h (CET)
Van pasando los años boyantes, que suelen serlo para los de siempre, y el adverso balance se impone en las familias con menos recursos. El despilfarro y el estraperlo no entienden de repartos. Y la realidad es la que es por muchas esperanzas que nos quieran vender. Que se lo digan a esos jóvenes que no acaban de entrar por la puerta de la actividad europea, que, a pesar, de su sesuda preparación academicista no encuentran hueco laboral para valerse por si mismos e independizarse. La integración sociolaboral de los más jóvenes es una de las grandes asignaturas pendientes que sigue sin resolverse. Es más, pienso que son víctimas de un sistema injustamente competitivo; donde unos, los niños de papá, juegan con las cartas marcadas frente a otros. Los frutos de este caos, por mucho que nos lo nieguen, son verdaderamente alarmantes, el riesgo de caer en la marginalidad y en las adicciones está a la orden del día. Por otra parte, no hay cuerpo de “mileurista” que soporte tanta esclavitud, tantas situaciones abusivas, empezando por unas buenas tragaderas de servilismo con el empleador, no nos vaya a cambiar por otro en unas vacaciones. Conozco más de un caso.

El desbarajuste y descontrol en el que estamos sumidos, bajo la cruel sombra de la incertidumbre que dispara los nervios a cualquiera, la politización de las instituciones, hace mucho más dificultosa esa integración real. Muchos de nuestros contemporáneos, incluidos los jóvenes, han perdido conciencia de vida y buscan desesperadamente huidas en un consumismo desenfrenado, en la droga que se dispara su consumo, en los baños de alcohol y en el erotismo sin cerebro ni amor. Cada cual busca su goce como puede, seguro que para olvidarse de esta galopante exclusión de don nadie, propiciada por un sistema de poderes corruptos a más no poder, pero más pronto que tarde le invade la tristeza, el vacío, la depresión que llega a ser tan honda que raya la desesperación. Todos los Estados bien gobernados y todos los príncipes inteligentes –dijo Maquiavelo- han tenido cuidado de no reducir a la nobleza a la desesperación, ni al pueblo al descontento. Aquí hace tiempo que los insatisfechos son un enjambre, lo que sucede es que todavía están mal organizados, ya verán cuando se organicen y nos pasen factura de nuestros derroches y soberbias.

España que, a mi juicio, ha crecido de forma importante para los que estaban mejor situados económicamente, no así para los jóvenes y las familias hipotecadas hasta los dientes, lo que ha hecho crecer las desigualdades a un ritmo vertiginoso, duerme bajo la orquesta de los trepas, los zánganos, el insecto violín, los abejorros pelotas… Yo tengo esperanza, palabra que tengo deseo de esperanza, que los presupuestos del próximo año sirvan para corregir estos injustos desequilibrios que saltan a la vista. Una mínima sensibilidad, señoras y señores, ustedes que tienen la sartén por el mango. Solbes acaba de decir que la economía española dispone de mecanismos de protección para la posible pérdida de empleos, lo que no entiendo porque no se hace ya si los pobres cada día son más pobres porque no tienen empleos dignos, retribuidos en su justa medida y no con migajas, aplíquese con urgencia, también en los sectores de juventud que tanto engordan las bolsas de pobreza en un mundo de ricos. No dejen que sigan desangrándose como una fuente más corazones, mirando para otro lado, como si el dolor humano no valiese nada. Solidaridad, señorías.

Noticias relacionadas

Propia imagen

El derecho al honor y a la propia imagen es un derecho protegido por la Constitución

Salvar Cataluña ¿Voto útil para Ciudadanos?

Errores de apreciación del PP pueden acabar con un retorno a la situación previa a la aplicación del Artº 155

El mundo material es la escoria, el Más allá la realidad

El cuerpo del alma está constituido por una estructura de partículas

La epidemia de la desesperación

Un pueblo desesperado es un pueblo sin futuro

Cataluña sigue en la cuerda floja. El separatismo sigue vivo

Seguimos pensando que la situación catalana está muy lejos de solucionarse
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris