Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

El talón de Aquiles de ZP

Miguel Massanet
Miguel Massanet
jueves, 6 de septiembre de 2007, 21:48 h (CET)
En la mitología griega se habla de Aquiles (Aquilao), un famoso guerrero griego que participó en la guerra de Troya y que tenía fama de ser el más veloz (celerípede) y el más bravo y ardoroso de los que se enfrenaron a Paris, el raptor de Elena. Se decía de Aquiles, que tenía el don de la inmortalidad por haberse bañado en la sangre de un dragón que le protegía de las heridas de sus enemigos, salvo en una parte de su cuerpo, el talón, que una hoja inoportuna impidió que se mojara con la sangre del reptil. De aquí viene la frase “el talón de Aquiles” para indicar el punto vulnerable de una persona que parece ser inmune a cualquier ataque. De hecho Aquilao falleció al ser herido por una flecha que Paris le disparó, precisamente, al talón.

Si tuviéramos que transportar la leyenda del guerrero griego a la actualidad y se la quisiéramos aplicar a nuestro Presidente, el señor Rodriguez Zapatero, deberíamos intentar buscar, en su aparente inmortalidad política, aquel resquicio, aquella parte de su política en la que se muestra más vulnerable de cara a las próximas elecciones, del mes de marzo del 2008. Si les he de confesar lo que yo pienso tendría que decirles que es difícil que, así como están las cosas en la actualidad, se pueda producir un vuelco en el electorado capaz de inclinar la balanza en favor del PP; al que no le bastaría sacar una mayoría simple para poder gobernar, dada la inclinación manifiesta de los partidos y partidillos bisagras que, como se ha demostrado en la presente legislatura, han sido los grandes beneficiarios de la necesidad ineludible que ha tenido ZP de pactar con ellos, para poder gobernar la nación. Siguiendo con este razonamiento y viendo que, a pesar de que el PSOE ha dado muestras suficientes a su electorado de su incapacidad para gobernar; dando bandazos en temas tan importantes como la negociación con la ETA; el trato a los presos terroristas; las opas de Gas Natural, E’On y Endel; la educación, con la pifiada final, de la implantación obligatoria de la famosa Educación para la Ciudadanía; los incendios de Guadalajara; el Estatut catalán etc.; sin embargo, dada la especial idiosincrasia del votante español, acostumbrado a votar visceralmente antes que de una forma racional, no se puede esperar que se presten a castigar la mala gestión de su partido votando a quien, para ellos, es el “gran enenmigo a batir”, el PP.

Al parecer sólo existe una posibilidad de que el señor Rodriguez Zapatero pueda perder las elecciones y es que le falle la gestión económica. Verán, no veo que, por mucho que se esfuerce un PP, con un lider descafeinado como es el señor Rajoy, un alma fría que parece que, por sus venas, no corre la sangre caliente de un luchador, sino que sólo circula por ellas, pausadamente, la sangre de un gran estadista, un inmejorable jefe de gobierno y un incuestionable defensor de la legalidad, pero que, por desgracia, carece del empuje de un gran fajador y la potencia de un incisivo ariete que le permitieran derrotar a un taimado, astuto y escurridizo ZP, maestro en el arte de la mentira, la simulación y el engaño. Puestos en esta tesitura y a la vista de los últimos acontecimientos que sacuden nuestro país, podríamos pensar que donde tiene el PSOE y por ende el señor ZP, su particular “talón de Aquiles”, es precisamente en un punto que hasta ahora lo había tenido a su favor: la “bonanza económica”. Ha sido el señor Rajoy quien ha dicho una frase que puede resultar profética “Al PSOE se le ha acabado la herencia económica del PP”. Si la nueva tendencia de la economía sigue el cauce que ha iniciado hace unos pocos meses y la pobre reacción de nuestro Ejecutivo ante los primeros síntomas, preocupantes, de una desacelaración de la economía; no nos estrañaría que, para el señor ZP, pueda ser en este capítulo, el económico, donde se le pueda encontrar la horma de su zapato.

Es obvio que insensateces como las de la ministra de laVivienda, doña Carmen Chacón, prometiendo desgravaciones fiscales para que los jóvenes puedan alquilar pisos o declarando que el euroibor había tocado techo ( cuando lo dijo estaba a 4’66 y hoy se dice que ha sobrepasado los 4’80 y sigue subiendo) o cuando ha apoyado la balandronada del señor Chaves de anunciar 700.000 viviendas para los que ganen menos de tres mil euros ¡ se les nota tanto que no saben lo que hacer para asegurarse votos, que hasta puede causar hilaridad! No hablemos de la señora Magdalena Álvarez un verdadero caso de incompetencia, que ahora intenta, a la desesperada, arreglar los desguisados que cometió, cuando el daño ya está hecho o lo del señor Arenillas chupando de las arcas del Estado; son especialmente difíciles de justificar cuando se empieza a notar inestabilidad y volatilidad en las Bolsas,( vean las últimas jornadas) aumento desaforado de las hipotecas, con su repercusión en cientos de miles de hogares ( según la Chacón sólo afecta a una mínima parte) –que ya han empezado a dejar de pagar los plazos y, los que no, han tenido que detraer el dinero de otros capítulos familiares –; aumento espectacular del desempleo, en especial, en los meses de julio y agosto ( tradicionalmente los de más empleo del año). Desempleo que aumenta considerablemente entre los inmigrantes (158.000 sin empleo en julio pasado) y, por si fuera poco, continúa la invasión de los cayucos y barcazas que arriban a Canarias o que entran por las fronteras con Marruecos y del norte de la Península.

Este puede ser sin duda el “talón de Aquiles” de ZP. En España estamos acostumbrados a vivir bien, yo diría que muy bien. Mientras nadie toque los bolsillos de los ciudadanos, la política queda en segundo término; pero ¡atención!, si empiezan a notar que les cuesta llegar a final de mes; si los plazos se encarecen; si los créditos se acortan y los intereses aumentan; si empiezan a recelar de que pueden perder el puesto de trabajo; si, para llevar a los niños al colegio, tienen que prescindir de ir al cine o de ir a comer los domingos fuera de casa o no se pueden comprar unos zapatos nuevos o no pueden mantener el coche; si, como ya ha sucedido este año, no pueden salir de vacaciones o si ven que, todo aquello que se les prometió con fines electoralista, no se materializa en hechos palpables, ¡cuidado!,¡cuidado señor Zapatero!, que esto ya son higos de otro costal que, la ciudadanía, no pasa por alto a la hora de acudir a las urnas. Recuerde que el presidente Aznar fue quien trajo el bienestar a España, la encumbró e hizo rebrotar a la industria y el comercio, revitalizando la economía nacional hacia cotas nunca vistas en los anteriores gobiernos socialistas. Si ahora, el gobierno socialista, sólo les puede ofrecer a los votantes “estrecharse el cinturón” mal les va a ir en las próximas elecciones.

Noticias relacionadas

Memoriosos caprichosos

Convertimos en caprichos peligrosos, lo que debieran ser ayudas documentales

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris