Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Selección abortiva de la especie

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
miércoles, 5 de septiembre de 2007, 21:41 h (CET)
Como si Salomón planteara de nuevo la partición del niño disputado por las dos mujeres, aceptó la madre italiana el nuevo reto de dividir a los dos hermanos en su vientre: el que tenía síndrome de Down debía morir, y el sano debía vivir.

La providencia actuó en el Hospital San Paolo de Milán conforme a las leyes, la técnica médica abortiva y el llamado derecho al aborto. Un giro inesperado de los pequeños gestantes hizo que la inyección letal la recibiera el que de antemano se había ganado el derecho a la vida. El trágico final fue el mandato de acabar también con el que no había recibido el derecho a vivir. ¿Quienes han sido las víctimas colaterales del aborto?. Después del no seleccionado, el que estaba sano. Posteriormente la madre que decidió cuál de los hijos debía vivir. Estudia la madre querellarse contra los médicos por su "negligencia" en el aborto selectivo. ¿Si se podía abortar hasta los 90 días, no tenían los mismos derechos - a la vida o a la muerte- los dos fetos que estaban en el mismo vientre? ¿Qué diferencia existe entre la selección abortiva de la especia humana, dependiendo del tiempo de gestación y de las desviaciones fuera de los parámetros normales de lo que es estar sano?. ¿Se está respetando la dignidad de las personas con síndrome de Down, al negarles su derecho a nacer en manos de sus madres? Salomón resucitado dio a elegir, y he aquí el resultado.

Noticias relacionadas

Diesel

El exceso de emisiones de los motores diésel está causando 5.000 muertes anuales en Europa

¿Hacia un Golpe de Estado en España?

¿De la III República al Golpe blando?

España encerrada en sí misma

Justo en la esquina de la calle donde me crié en Vigo había un quiosco de barrio

Una puta mierda de sentencia

La sentencia condenatoria contra él es una desgracia para todos los españoles

La conciencia, un instrumento muy útil para la vida

Cuando el ser humano fallece, la energía que ha estado emitiendo no se destruye
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris