Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

El pluralismo singular de David Horowitz

Ben Tanosborn
Redacción
miércoles, 5 de septiembre de 2007, 21:41 h (CET)
Confieso que hasta mediados de abril del 2003, el único Horowitz que me venia a la mente era el reconocido pianista ruso, quien llevaba muerto por ese entonces 14 años. Y su nombre era Vladimir, y no David. Pero fue gracias a un correo electrónico que recibí de una de tantas personas pro-guerra que criticaban mi constante denuncia a la invasión y ocupación de Irak, donde en tonos sarcásticos se me invitaba a visitar una dirección en el Internet con un artículo escrito por un tal David Horowitz.

“Bagdad está liberada. En los próximos días no olvidemos que si no hubiese sido por esta persona, y solo esta persona – George Bush – la gente de Irak no estaría celebrando hoy por las calles y derribando las estatuas de Saddam,” leía en parte el articulo. Eso y mucha más acompañante-basura que se hubiese esperado de algo escrito por Ann Coulter en su desfile por la pasarela, o graduados de su escuela de modelaje político. Lo descarté por ridículo… pero tan solo hasta la Navidad de ese año cuando un cliente ultra conservador me regaló una copia de “Ilusiones de la Izquierda: Una Odisea Intelectual,” cuyo autor no era sino David Horowitz. Este Horowitz, como si por catapulta, había zanjado la distancia de marxista-maoísta que mantuvo en los 60 y tempranos 70, los 180 grados a un neoconservador hecho y derecho; el prototipo que resulta del “sueño americano” en política que trae una sonrisa a la faz de los políticos, y hace que los estadounidenses se sientan unidos en un estado sereno y acogedor.

David Horowitz descubrió, tras una pausa de evolución política interna, que el escribir de parte del capitalismo estadounidense, no importa lo rapaz o injusto que pueda ser, compensa mucho más en el aspecto económico que el hacerlo por ideales tontos que antes propugnara cuando estudiaba en UC Berkeley, o en la década subsiguiente. Ahora todo lo que tiene que hacer es ponerse su vieja chaqueta con el forro de seda afuera, luciendo la tersura de su nueva fe, y enfrentándose con todo lo que identifique ser de Izquierda; o anarco-sindicalista a la imagen de Chomsky; o negros del país que se quejen; o lo que llama Islam Radical en la portada de su libro e Islamo-Fascismo en el texto del mismo; o su continua lucha contra la Izquierda atrincherada que en las universidades contraría su idea de lo que es libertad académica.

Aunque no encuentro las mini-diatribas de Horowitz intelectualmente estimulantes, ni tampoco contenciosamente desafiantes, semanalmente hago una visita a ese baile bélico que toma lugar en su sitio Web, FrontPageMag.com, contra comuneros como yo, a los que con ridiculez y sin misericordia nos ha bautizado como personas que odian o detestan este país. Después de todo, este sitio Web recibe diariamente unos dos millones de visitas que hacen obtenga un rango de trafico que se aproxima al 50.000 entre mas de 100 millones en todo el mundo. Y que tras frecuentarlo en los dos últimos años he observado que sus blogs personales van en buena parte dirigidos a su desazón con la Izquierda académica. Claro que es de esperar dada la promoción que da a sus dos últimos libros, ambos forjados en el tema de la traición al país de estos profesores de izquierda, y su virtuosidad alerta en defensa de la libertad académica, dando como ejemplo William Ayers (Universidad de Illinois, Chicago), Peter McLaren (UCLA) y el resto del grupo de 101 profesores (¿dálmatas?) con manchas-rojas.

En su blog de hoy, Horowitz deprecia la invitación dada por el “intelectualmente corrupto” Departamento de Lenguas Romance en la Universidad Cornell, a Álvaro García Linera, Vicepresidente de Bolivia y, “Dios-nos-perdone”, socialista. Esta anticipada conferencia para el 3 de septiembre sobre “Marxismo e Indianismo” es demasiado racista y fascista de acuerdo con Horowitz, alguien que constantemente nos está recordando su apoyo a la diversidad intelectual. Tal auto-declarado apoyo resultaría divertidísimo si no fuera por tal hecho representar lo amargamente obsceno.

La parte mas destacada de este converso a la Rectitud de derecha es precisamente ese apoyo a lo que él proclama como la misión de las escuelas primarias y secundarias en EEUU “de servir el pluralismo norteamericano: a educar a la comunidad de ciudadanos en desacuerdo entre ellos hacia una cultura en común de tolerancia y respeto”. Tan estupendo como eso suena, es importante tener en cuenta que la diversidad y el pluralismo para David Horowitz opera en un espectro político de tan solo 90 grados, de derecha a extrema derecha; todo contenido en un ángulo Recto con una derecha socialmente irresponsable y carente de justicia social.

Lo acepte o no David Horowitz, la sociedad hoy en día es altamente injusta no solo en el Tercer Mundo sino a lo largo y ancho del planeta, incluyendo EEUU; y que el libre mercado, que solo lo es en nombre, no traerá justicia social; o que ni la filantropía ni obras de caridad bastarán para traer equidad o elevaran a la humanidad a grados mas altos de igualdad, o la adherencia a un concepto universal de derechos humanos.

Son varios los caminos que pudieran llevarnos a una justicia social, pero la elección de Horowitz del pluralismo singular no es uno de ellos. Por lo menos esos profesores de Izquierda a quienes denigra e injuria tienen uno de esos caminos que nos pueda llevar allí… aunque no sea el único camino.

David Horowitz necesita una vez mas traducir ese “e pluribus unum” y aprender de nuevo lo que es el pluralismo… asumiendo que algún día lo supo.

Noticias relacionadas

Claves de la permanencia en el Poder de Rajoy

¿La esperanza está en la Red?

Atentados anónimos

La mezquita de Bir al Abed ha padecido los crímenes del islamismo radical

Mantenimiento

Militar jubilado

Memoriosos caprichosos

Convertimos en caprichos peligrosos, lo que debieran ser ayudas documentales

A cada uno lo suyo

"A cadascun el seu"
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris