Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Disyuntivas   -   Sección:   Opinión

Perjuicios del canuto

Rafael Pérez Ortolá
Rafael Pérez Ortolá
lunes, 3 de septiembre de 2007, 10:28 h (CET)
Aunque son muchas las sustancias tóxicas a las que nos vemos expuestos, voluntariamente o no, dentro de la legalidad o fuera de ella; hoy me referiré al cannabis o marihuana, los famosos porros, ante la reciente publicación de nuevas perspectivas nocivas de los mismos. En la revista Lancet del 28 de Julio se revisan los estudios más fehacientes sobre las manifestaciones psicológicas secundarias al uso de dicho tóxico. Hasta ahora, las alteraciones psíquicas provocadas por este hábito se presentaron con una serie de controversias no siempre justificadas. A pesar de todo ello, su amplio uso, se habla del 20 % entre los jóvenes, con el agravante de un comienzo más precoz de su uso, en edades menores; junto a las secuelas psíquicas citadas, justifica el interés por estos aspectos.

Tratando de aclarar los conceptos, se fijan datos comparativos con sujetos sin ese hábito, y dentro de sus habituales consumidores precisan la dosis y frecuencia de uso. En cuanto a las afecciones psíquicas involucradas, bastará citarlas para percibir su importante relevancia. Se concretan los diagnósticos de alucinaciones, esquizofrenia, depresiones, ansiedad, trastornos bipolares, ideas suicidas y otros trastornos afectivos. Si fumar canutos puede favorecer todo eso, se trata de un asunto grave. ¿En qué medida?

En la revisión de Moore y colaboradores, también se expone la heterogeneidad de las diferentes valoraciones, por que influyen circunstancias variadas, cantidades, tiempo de uso, grupos de población considerados, etc. Pese a esas diferencias, las directrices de los resultados son claras respecto al aumento de trastornos PSICÓTICOS entre los sujetos implicados en el consumo de cannabis. Las valoraciones estadísticas son contundentes. Como luego insistiré, casi nunca es posible un estudio completo que abarque todos los factores.

Los estudios seleccionados para este análisis ofrecen datos realmente preocupantes, sobre todo cuando comparan aquellos sujetos con uso frecuente del tóxico frente a los sujetos controles que no lo consumen. Los índices de significación expresan un 100 % de psicosis en consumidores habituales. Las oscilaciones giran en torno a estas cifras tan elevadas. ¿La repercusión es similar en todas las psicosis? De momento, aquí aparece meridianamente clara la asociación de más psicosis a mayores consumos.

Uno de los procesos psicóticos valorados exhaustivamente ha sido la DEPRESIÓN. Si bien en algún caso son cifras escandalosas no del todo explicadas, el nivel medio de presentación se sitúa alrededor del 49 %, siempre referido a la agresión tóxica persistente. Como en otras calibraciones de estas características, se toman medidas para separar otros factores simultáneos y centrar el estudio. Mencionan estudios en escolares de Berkeley con riesgos muy elevados de psicosis cuando las inhalaciones son importantes. Quedan patentes las dificultades para precisar con detalle las repercusiones cuando nos refiramos a diferencias de uso, casi tantas como usuarios.

Las ideas de SUICIDIO presentan un incremento significativo frente a los controles. Importa la distinción entre ideas, tentativas o suicidios consumados; en estos estudios se centraron en las ideas. Los porcentajes de incremento en estas ideaciones se suman a las depresiones y otras psicopatías. La sola presencia de estos indicadores ya preocupa por sí misma. Cómo repercutan estas alteraciones en el comportamiento supondría otras valoraciones.

Muy coaligada al tóxico está la ANSIEDAD de los sujetos implicados. Con el añadido frecuente de las acciones obsesivas y compulsivas derivadas. Unas veces con porcentajes similares a las depresiones, mientras que en algunos estudios presentan valores más elevados. Recalquemos la subida de tono a medida que aumenta la droga.

Con respecto a la ESQUIZOFRENIA son cifras del 3 %, que no consuelan, dada la gravedad del proceso. ¿Hasta qué punto los sujetos predispuestos a este mal tienden a utilizar más las drogas?

En resumen, se incrementa el riesgo de psicosis en un 40 %, aunque algún estudio mencione el 200 %. No todas las dosis son idénticas, ni las formas de emplear la sustancia tampoco. No obstante, la importancia del asunto y sus repercusiones queda manifiesta a la luz de estos y otros estudios.

No conviene ponerse pesados y cargar las tintas sobre los porreros, ¡Existen tantas sustancias tóxicas de empleo diario! Tabaco, alcohol, venenos naturales, cocaína, cancerígenos y un listado sin fin; lo bueno es tóxico en cantidades excesivas. Lo dicho no es óbice para que se disponga de una información ajustada de los efectos peligrosos de cada sustancia. La máxima información permitirá una mayor libertad de decisión por parte de los ciudadanos, como también la normativa adecuada por parte del conjunto social.

Suele argüirse que en el mundo de la vida diaria se toman las decisiones sin pasar el filtro de la ciencia. Los gustos y las angustias de cada ciudadano le condicionan a la hora de su elección, sea esta placentera, alimentaria o referida a los tóxicos. Mas la cosa no es tan espontánea como pudiera parecer. Desde las complejidades culturales de cada pueblo, suelen transmitirse unos acervos de ideas organizadas. Son como PATRONES de INTERPRETACIÓN de la vida. Por comunicación ancestral y actual entre los miembros de un grupo social, se fragua un estilo de captación para los problemas y, así mismo, unas formas de reacción ante ellos.

Si la información de los medios, o los vasos comunicantes entre las personas, no son veraces al explicar los conocimientos,¡Echen ustedes una ojeada a los programas que "informan" sobre estas cuestiones!, los patrones de interpretación se irán desestructurando hasta llegar a ser falsos. La pasividad y los silencios ejercen como mentiras solapadas y traidoras. Por este camino, los sujetos decidirán, pero mal informados, equivocados, con unas decisiones absurdas en el mejor de los casos y desquiciadas no pocas veces; eso sí, con los resultados nefastos, como los comentados hoy.

La manipulación consumista, el hedonismo y la escasa preparación de los interesados son puntos de iniciación; se complementan con una actitud agobiante y arisca por parte de las conductas sociales personales e institucionales, alejadas de una convivencia medianamente deseable.

Noticias relacionadas

Cataluña sigue en la cuerda floja. El separatismo sigue vivo

Seguimos pensando que la situación catalana está muy lejos de solucionarse

En un mundo de fugitivos

Es asombroso observar que esta humanidad globalizada todavía no sepa vivir armónicamente

La campaña contra la violencia de género

No parece que esté teniendo mucho éxito: siguen muriendo mujeres

Noticias que impactan...

O ya no

Marta Rovira, feminista, lenguaraz, embustera y manipuladora

"Hay un límite donde la tolerancia deja de ser virtud” B. Burke
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris