Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con permiso   -   Sección:   Opinión

La popularidad del Rey

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
sábado, 1 de septiembre de 2007, 22:12 h (CET)
Me pasa como a todos los españoles. O como a casi todos; no somos monárquicos sino juancarlistas, esa especie política tan peculiar sólo existente en España. Aún suponiendo que la república sea, como nos quieren vender los fervientes partidarios, la leche de guay, el colmo de todos los colmos de la democracia y un sistema de vida igualitario a más no poder no podemos olvidar que no siempre ha sido así. No se nos olvida que no hace mucho tiempo, históricamente hablando, no supo ni pudo ni quiso evitar una guerra civil, de la que sin duda alguna la mayor carga de culpa la llevan los que se rebelaron contra dicho sistema, a la que nos llevaron graves fallos de todos, también de aquella II República.

No se nos pueden olvidar los desmanes, por utilizar palabras, actuales y creo que muy acertadas de CiU, cometidos contra los propios españoles, incluso, por qué no recordarlo, contra instituciones muy queridas de buena parte de los españoles a los que aquel sistema republicano decía y debía acoger y amparar. Eso, esa injusticia cometida permanentemente a lo largo de cierto tiempo bajo el paraguas de la República y aún no reconocida ni olvidada, también contribuyó a su caída, proporcionando a los rebeldes una estúpida excusa. Cuando en la actualidad andamos promoviendo una ley de Memoria Histórica debemos recordarlo todo, debemos recuperar toda la memoria pues recordar sólo una parte sería tan parcial y sectario que acarrearía necesariamente mayores dosis de injusticia, sufrimiento y dolor.

Y el Rey. El origen de tanto “Juancarlismo”. Dice “The Times” que a raíz de la portada de “El Jueves” está perdiendo apoyo popular. Es posible, no lo sé, supongo además que un rey de un país tan inestable como el nuestro debe ganarse todos los días el puesto, no resulta posible vivir perennemente de la machada del 23-F. No sé si la monarquía está actualmente en peligro, espero que no, confío en que de momento no lo esté. Somos un país con demasiadas tensiones y problemas aún sin resolver, algún día probablemente todas las monarquías desaparecerán y con ellas la española, pero me temo que el pueblo español tiene muchas otras prioridades que atender urgentemente, nadie en el pueblo, en la calle, en la vida de cada día, salvo políticos oportunistas e interesados, se plantea cambiar de sistema político. Ahora no, ahora no es el momento. Todavía no entra en las preocupaciones actuales de Juan Español.

No jodan tan pronto con la matraca. Tiempo habrá.

Noticias relacionadas

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones

Sardana catalana en el Club

Convocados Meritxel Batet, Francesc Carreras, Juan Carlos Girauta, Juan José López, Josep Piqué y Santiago Vila

Chiquito

Un ángel más nos ha abandonado este fin de semana

Las familias requieren de un bienestar social

Hace falta más coraje para combatir intereses mezquinos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris