Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

La escisión

Pascual Mogica
Pascual Mogica
sábado, 1 de septiembre de 2007, 22:12 h (CET)
Este comentario podría tener dos comienzos. Uno, acudiendo a aquella frase bíblica de “Vemos la paja en el ojo ajeno pero no la viga en el nuestro” o esa otra que dice: “Quien tiene hambre, sueña rollos”.

Pero me voy a quedar con las dos. Las dos sirven muy bien para reflejar el “entusiasmo” que ha despertado en el Partido Popular la baja de Rosa Díez como militante socialista. De “escisión” y de “descomposición” en el PSOE han calificado en el PP este hecho que por esperado no creo que haya sido motivo de sorpresa para nadie ni creo que merezca grandes titulares aunque hay que reconocer que las ha tenido pero no por la importancia del hecho sino porque en el mes de agosto las noticias políticas impactantes brillan por su ausencia. Si esto llega a producirse dentro del tiempo normal en lo que a actividad política se refiere, le hubieran dedicado un corto espacio y además en página par.

Veamos quien se ha ido del PSOE para que ello suponga una “escisión” y una “descomposición”. Se ha marchado una señora que en el 35 Congreso Federal del PSOE, celebrado en julio de 2000, se presentó como candidata a ocupar la Secretaría General del Partido Socialista Obrero Español puesto al que optaron también José Luís Rodríguez Zapatero, José Bono y Matilde Fernández. El resultado fue el siguiente: De un total de 998 delegados, 414 (41,69%) dieron su voto a Rodríguez Zapatero. 405 (40,79%) votaron a José Bono, Matilde Fernández obtuvo 109 votos (10,98%) y Rosa Díez, 65 votos (6,55%). Evidentemente este exiguo, irrelevante y nada significativo 6,55% (65 votos) seguro estoy de que hace tiempo que ese 6,55% dejó de confiar en Rosa Díez. Por tanto queda claro que allá donde finalmente decida ubicarse política, que no ideológicamente, Rosa Díez, pocos son los que la van a acompañar. No entiendo como en el PP hablan de “escisiones” y de “descomposiciones” cuando el único que puede estar sufriendo alguna descomposición, pero en su caso de tipo orgánico, no es otro que Mariano Rajoy, al que le están robando los zapatos para ponérselos otros, cuando su cuerpo aún está caliente. Lo mismo que tuvo que presenciar, con enorme amargura, aquel moribundo, cuando desde su lecho de muerte veía como los suyos ya se estaban repartiendo sus pertenencias. O lo que es igual: Haber comenzado la batalla por quien será el sucesor de Rajoy cuando éste pierda las próximas elecciones generales a celebrar en marzo de 2008. Eso sí huele, y mucho, a “escisión”, por que como Rajoy ha dicho que si pierde no se irá lo quieren “escindir” y a “descomposición” huele que apesta.

Noticias relacionadas

Cataluña sigue en la cuerda floja. El separatismo sigue vivo

Seguimos pensando que la situación catalana está muy lejos de solucionarse

En un mundo de fugitivos

Es asombroso observar que esta humanidad globalizada todavía no sepa vivir armónicamente

La campaña contra la violencia de género

No parece que esté teniendo mucho éxito: siguen muriendo mujeres

Noticias que impactan...

O ya no

Marta Rovira, feminista, lenguaraz, embustera y manipuladora

"Hay un límite donde la tolerancia deja de ser virtud” B. Burke
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris