Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Cosas mías   -   Sección:  

Puerta, golpe mortal

Rodrigo Gil-Savio
Rodrigo Gil
jueves, 30 de agosto de 2007, 22:19 h (CET)
Antonio Puerta tenía reservado un destino cruel e inimaginable. Corría el minuto 29 del primer partido de Liga entre el Sevilla y el Getafe. El lateral sevillista cayó al suelo en su área, en el mismo campo de batalla que tanto había defendido. Su compañero Drago se fue a por él para reanimarle, mientras los médicos corrían por el césped despavoridos. El público contenía la respiración. Algo muy grave estaba sucediendo. En los vestuarios, prisas, carreras, tensión, primeros familiares histéricos,…

Cuatro días después, Antonio Puerta era enterrado en su Sevilla del alma. ¡Qué mazazo! ¡Qué golpe mortal! Puerta lo tenía todo para triunfar. Tenía sólo 22 años, una proyección deportiva envidiable, un presente en uno de los grandes clubes de Europa, títulos, reconocimiento personal y profesional, un futuro ilusionante con la selección nacional absoluta y una vida familiar dichosa.

Pero todo ha acabado en luto. El ‘sevillismo’, que estaba en el mejor momento de su historia, ha pasado de la euforia de los títulos –el último de ellos en una exhibición en la Supercopa frente al Real Madrid- a la pena más absoluta, a la desgracia más infame.

De repente, imágenes terribles con aficionados béticos y sevillistas abrazados llorando por Puerta, un presidente Del Nido descompuesto, unos jugadores destrozados, abatidos, llorando por su compañero. Un deporte español de riguroso negro. Hablar de fútbol en estos casos no es coherente.

Pero el Sevilla, precisamente por la memoria de Puerta, debe seguir buscando la gloria en el futuro. Y la gloria está en la cercana final de la Supercopa frente al Milán. Un partido de todo o nada, de lucha contra los sentimientos de zozobra. Me recuerda –por su cierto paralelismo- a la desaparición de Fernando Martín, cuando el Real Madrid debía enfrentarse al temible Paok Salónica en un partido trascendental. El equipo estaba hundido en el descanso, perdía por más de 20 puntos y con el público madridista lloraba en silencio sepulcral.

De repente, con un inconmensurable Antonio Martín y sus compañeros, el Madrid empezó la gesta ante los gritos del público de: “¡Fernando, Fernando!”. Antonio se fue llorando ovacionado mirando la silla vacía de su hermano y aquél partido lo remontó el espíritu de Fernando, que aquella noche mágica se convirtió en mito.

Estoy seguro de que también los compañeros de Puerta querrán brindarle un título memorable frente al gran Milán europeo. Por Antonio, por el sevillismo, por el fútbol español, por su esposa y, sobre todo, por ese hijo que esperaban y que, desgraciada y miserablemente, no va a conocer a su padre. Para que se sienta orgulloso de él y para que un día tenga fuerzas para poner el vídeo del Sevilla-Milán y ver como los gritos de “¡Antonio, Antonio!” elevaban a su padre a la categoría de leyenda.

Quizás a ese chico nunca le consuelen las imágenes del bravo de su padre, pero Aitor podrá decir orgulloso que su Antonio está de viaje, pero que le quiere con locura y le protege desde ahí arriba, aunque sea a balonazos. “Sevillista seré hasta la muerte”, como su bello himno. Antonio, eres el ‘sevillismo’ en estado puro. Descansa en paz.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris