Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Un Parlamento de la señorita Pepis

Miguel Massanet
Miguel Massanet
jueves, 30 de agosto de 2007, 22:19 h (CET)
Cuando alguien quiere tapar un error, una equivocación o una metedura de pata lo hace itentando hallar una excusa para probar de quitarle importancia al fallo. Si el que se equivoca es alguien que tiene un alto compromiso en la marcha de la nación; asume sobre sus espaldas el peso de las más altas responsabilidades políticas y sus palabras son valoradas, no como las de un particular cualquiera, sino que se escuchan con la atención que merecen las declaraciones del Presidente de la nación, una persona a la que se le reconoce una solvencia muy por encima de la del resto de la ciudadanía; es evidente que tiene la obligación de medir con suma prudencia lo que va diciendo por estos mundos de Dios. Es por ello que nos resulta incomprensible que el señor ZP se fuera a lamentar ante el señor primer ministro francés, señor Fillón, de la metedura de pata cometida por el señor Caldera cuando, en un rapto de temeridad, se decidió a regularizar a más de un millón de inmigrantes que, de forma inexplicable, habían invadido España por mar, tierra y aire; circulando a sus anchas y libremente por ella sin que, al parecer, ni la policía de aduanas, ni la Inspección de Trabajo ni el resto de cuerpos de seguridad del Estado se hubieran percatado de ello y, si lo hicieron, no se dieron por enterados, ya saben, para no meterse en líos.

Si el señor ZP pretendía justificarse ante Fillon (ya sabemos lo que pensaba Sarkozy de la patochada de Caldera) y cargarle las culpas al ministro de Trabajo, debió pensar que, un día u otro, sus palabras saldrían a relucir. Así que el “lamenta amargamente” el haber regularizado a “cientos de miles de inmigrantes” que le largó a Fillon, como no podía ser de otra manera, ha acabado por conocerse y ser del dominio público. Y lo peor es que no lo ha dicho cualquiera, porque ha sido, precisamente, de el primer ministro francés quien lo desveló el pasado fin de zemana en el canal TF1 francés. Pero lo peor es cuando se quiere rectificar y ya es tarde para hacerlo. Vean al inútil de señor Moratinos saliendo a justificar a su amo y señor, diciendo que la hazaña de Caldera “fue un gran éxito” y “un modelo reconocido por muchos países” Si, seguramente, lo reconocieron como tal los del Senegal, Mauritania y Marruecos los grandes beneficiarios de la huída de sus compatriotas a España. Lo que no dice Moratinos es la forma deslabazada e inhumana como fueron distribuidos por la península los de los cayucos de Canarias, ni tampoco aclara qué están haciendo con los cientos que continúan desembarcando, cada día, en aquellas islas ¿De verdad es modélico como nos van invadiendo?, o, señor Moratinos, ¿es modélico que ya tengamos a más de 158.000 inmigrantes en desempleo? O, puede que sea también modélico que las bandas de asaltadores de los países del este y las de sudamericanos latin king, que asustan a determinadas localidades con sus “gestas”, campen por sus respetos como si este país fuera el Far West americano o, la invasión de islamistas que nos van reconquistando. En fin que, como siempre, el señor Moratinos baila con la más fea y, no es porque no se lo merezca, no, es porque somos los españoles los que no nos merecemos tener unos gobernantes tan chapuceros como los que nos dirigen.

Porque, veamos, ¿sirve para algo más que para que nos cueste un riñón a los contribuyentes, el Parlamento? Díganme ustedes cuándo se ha visto que en la Institución más importante de la Nación los parlamentarios quieran hurtar a los ciudadanos el saber por qué una ministra incompetente – a la que hace quince días todos los grupos, menos el socialista, pedían que dimitiera – no es cesada por el señor ZP. Yo se lo diré: se trata de un pacto, el del Tinell, un pacto al estilo del de los Templarios o de los Masones, secreto, mafioso, antidemocrático y antiespañolista; este pacto lo suscribieron el PSOE, los separatistas catalanes y CIU con el truculento propósito de aislar a la oposición. ¿Qué esto no es democrático? ¡A estas alturas me salen con esto! ¿Es que se hace algo democráticamente en este país, desde que la banda de Zapatero, o debiera decir del Al Capone español, se ha hecho con el Gobierno? Pues, si, como hay que ningunear al PP, los españoles debemos apechugar con una ministra gafe, inútil y fachendosa, por si fuera poco. Lo bueno del caso es que, todos los partidillos vascos, catalanes y demás minorías se han desdicho de lo que pidieron en su día –sólo hace dos semanas –, para cargale las culpas de los desastres de Magdalena Álvarez, ¿saben a quién? Si, han dado en la diana, al PP que, tanto si gobierna como si no, se carga sobre sus poderosas espaldas todo lo malo que sucede en este país que, aún, no sabemos por cuanto tiempo, es conocido como España. Creo que la izquierda a eso le llama “el cinturón sanitario” yo, sin querer ofender a nadie, lo llamaría “el preservativo de la mala leche”

Y lo mejor de todo. El Consejo del Poder judicial le ha enseñado un poco de derecho al señor ministro de Justicia, un fiscal denigrado por todos sus compañeros, que gusta de dárselas de docto y nos dijo, hace poco, que no era tan fácil ilegalizar a los de ANV ¡pobrecillos, tan inocentes y cándidos ( no Pumpido, por supuesto)!. Pues, vean por donde, los técnicos en la materia, los que entienden de cosas de jueces le han dado en los morros al Fernández Bermejillo, con una declaración en la que dicen que “ven elementos más que suficientes” para ilegalizar al sucedáneo de ETA, los de la ANV. Y, por lo tanto, si el Gobierno y los fiscales no se han planteado la iniativa de pedirla será porque tienen sus motivos. ¿Qué motivos?, nos podemos preguntar.Vaya usted a saber, ¿no será que los del gobierno no quieren indisponerse con aquellos que ponen bombas en cuarteles de la guardia civil o en descampados, hasta que decidan cometer su próxima masacre? Con esta gente se puede esperar cualquier insensatez. Vienen elecciones y hay que amordazar desde al TC, pasando por el Supremo y acabando por la ciudadanía. ¡Qué nadie se mueva, qué nadie chiste, qué nadie mueva un dedo! A partir de las próximas legislativas: la dictadura del proletariado. ¡Salud compañero!

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris