Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Palco Vip   -   Sección:  

Fantasilandia

Daniel Sanabria
Daniel Sanabria
martes, 28 de agosto de 2007, 21:55 h (CET)
Uno de los libros de un prestigioso periodista deportivo de este país empieza así: “el éxito te cambia, aunque tú no quieras reconocerlo”. Y si todos nos fijamos un poco, lleva razón. Le cambió a él, y le cambiaría a cualquiera. El proceso pasa por distintas fases: al principio eres una persona normal, luego un personaje conocido, después un hombre más que respetado por todo el mundo, y terminas creyéndote un semidios.

Digamos que este proceso se le puede aplicar a un equipo de fútbol. Un equipo que ganó la Liga, ganó la Champions, y volvió a ganar la Liga. Es decir, acumuló éxito. Aunque demasiado. Y el exceso siempre es negativo, da igual de qué. Es malo el exceso de dinero, el exceso de amor, y el exceso de éxito, porque te acaba transformando como un Power Ranger, como le ha pasado al Barcelona.

Lo que nunca consideraría excesivo son las críticas del aficionado azulgrana a sus jugadores. El año pasado, dieron la Liga por ganada en la jornada 20 (los jugadores digo). Iban sobrados. Nadie podía plantarles cara, nadie podía alcanzarles. Por eso, un día decidieron salir al campo a pasearse, ya llegarían los goles, porque somos muy buenos. Se pinchó un día. Bueno. Se pinchó otro día. Vaya. El final le conocemos todos.

Este fin de semana ha empezado la Liga igual que terminó la pasada. Como si hubiéramos cosido junio con septiembre. El Barcelona salió al Sardinero, y esperó a que el gol llegara. No lo buscó, simplemente esperó a que viniera, como quien espera al Metro. Jugadores estáticos, sin alma, sin ganas, sin lucha, sin movimiento. Parecía que jugaban al escondite inglés. Ya saben, sin mover las manos ni los pies. Se la ligaba Rijkaard. Y ocurrió lo que sucede en este juego, que ninguno llegó al fondo, y todos perdieron. El Barça dos puntos y los aficionados los nervios.

Los cantos de sirena y los rumores suburbiales ya se han encontrado, y se han puesto de acuerdo: este Barcelona se va a llamar el “Barça de los cuatro fantásticos”. Son cosas inevitables, como la muerte y el nacimiento. Los “galácticos” existieron y todos sabemos quiénes fueron, aunque ellos no lo eligieron. El Barça 2007-2008 ya está bautizado, y el agua que se ha derramado sobre su cabeza tiene el mismo color que la que crucificó al “Madrid galáctico”. Demasiada fantasía.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris