Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Conflictos y dilemas   -   Sección:   Opinión

Corrupción K

Francisco Montesano
Francisco Montesano
domingo, 26 de agosto de 2007, 07:21 h (CET)
Nunca en Argentina la renuncia de un ministro había provocado, tan poca repercusión nacional, la indecisión no se registró en rumores sobre nuestro futuro, se fue un simple peón del presidente, aquellos que sacrifican los ajedrecistas en pos de una mejor posición en el tablero.

"Señor Presidente: Me dirijo a usted con el objeto de presentarle mi renuncia indeclinable al cargo que ocupo como Ministra de Economía y Producción. La difusión de actos concernientes a mi vida privada vinculándolos con mi actividad pública, ha generado un daño inmerecido a mi honorabilidad que indudablemente afecta a nuestro gobierno. Deseo ya mismo, frente a las autoridades judiciales, quedar en un plano de igualdad como cualquier otro ciudadano, para esclarecer los hechos, de manera total y definitiva en el menor tiempo posible. Sin otro particular, saludo a usted atentamente" escribió en su renuncia Miceli al Jefe de Gabinete, Alberto Fernández.

Sus afirmaciones se contraponen con la difusión de un pedido del fiscal federal Guillermo Marijuán en el que solicitó a la justicia que la cite a declaración indagatoria, pues cuenta con "pruebas suficientes" de su participación en delitos vinculados con el hallazgo de una abultada suma de dinero en efectivo en el BAÑO de su despacho, y quien consideró "inconsistentes" las excusas de la ahora ex funcionaria acerca del origen del dinero y "lapidarias" algunas revelaciones que deparó la pesquisa.

Además el fiscal, considero que Miceli "encubrió con la tenencia (de ese dinero) una operación financiera anterior de dudosa legitimidad”
También sostuvo que la ex responsable de la cartera de Economía incurrió en los delitos de "incumplimiento de deberes de funcionario público", "sustracción de documento público" y "encubrimiento". Por todo ello pidió a la jueza Maria Servini de Cubría que la cite a declarar para interrogarla como imputada.

Presume que "Optó por dejarlo en el placard del baño, esto evidencia desde mi punto de vista que la señora Miceli no quería o no podía mostrarle a sus asistentes ese dinero", concluyó el fiscal, para añadir que "hay sospecha suficiente de que la nombrada encubrió la tenencia del dinero hallado debido al origen espurio del mismo".

Esta decisión del fiscal de citarla a declarar como imputada fue el detonante, K decidió quitarle el apoyo que le había otorgado al subirla, el 9 de Julio al palco presidencial, el escándalo en torno al dinero de Miceli no es el primer escándalo de corrupción de la administración Kirchner, aunque sí es el primero que alcanza a un ministro.

En el último año, el jefe de Estado hizo renunciar a dos funcionarios que habían sido citados a declaración indagatoria por la justicia en el llamado "caso Skanka", por el nombre de la firma constructora sueca involucrada en una denuncia por pago de sobornos.

En el último mes, las denuncias recayeron también sobre la secretaria de Ambiente y Recursos Naturales, Romina Picolotti, acusada de manejos administrativos irregulares y el jefe de Gabinete, Sr. Fernández, otorgó un férreo respaldo a Picolotti y acusó al periodista y al diario local Clarín por haber publicado una denuncia que consideró "falsa", la cual según asevero ¿ya conocía?

En cambio, respecto de Miceli, el ministro había sido menos convincente hace dos semanas, al señalar que la ministra había brindado ya sus explicaciones al presidente y que había sido refrendada en el cargo.

El diputado Eduardo Macaluse afirmó que "el gobierno tiene que dar explicaciones institucionales de esto", Gerardo Morales, senador nacional, afirmó: "a nosotros nos pareció que tendría que haberse ido antes hasta acá ha venido gozando de protección y de impunidad de parte no solo del presidente y de Cristina Kirchner, sino fundamentalmente de Alberto Fernández". Además agregó que "esto de Miceli tiene que ver con la lógica de manejarse con un esquema de superpoderes que deteriora la calidad institucional" y afirmó que la investigación tiene que continuar más allá de que Miceli no pertenezca más al gobierno.

El Presidente olvidó pronto su historia, no obstante “memoria” es lo que tanto pide para el 28. La democracia no es solo mirarse en el espejo, ni escucharse exclusivamente a sí mismo.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris