Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

¿Verdad o mentira? ¿Qué más da, si me ayuda a alcanzar el poder?

Miguel Massanet
Miguel Massanet
domingo, 26 de agosto de 2007, 07:21 h (CET)
No nos debemos asombrar de ver que la ciudadanía cada vez desconfía más de los políticos. Hasta en la encuestas del Cesid, de las que me fío menos que un cordero del lobo, no pueden evitar dejar traslucir el grado de desconfianza hacia el señor ZP, que ronda el 58%. Lo curioso del caso es que yo he llegado a estar persuadido de que los que mienten con tal descaro han llegado a convencerse a si mismos, a fuerza de practicar y esforzarse en ello, de que lo que no son más que pamemas y embustes, llegan a convertirse en verdades. En este arte, –pues si se ensaya con ánimo y perseverancia se llega a conseguir un virtuosismo que puede calificarse como un arte más, de los muchos que se practican entre los miembros de la raza humana – existen en nuestro gobierno y en la directiva del PSOE varios que se han licenciado “cum laude” por su experiencia y sabiduría en esto de endilgar trolas a los inocentes y domados ciudadanos que todavía se las tragan y no con vino, como diría el cazurro.

Lo malo de no controlarse en las declaraciones, lo peligroso de las grandes frases rimbombantes y lo absurdo de no querer admitir la realidad, es que, tarde o temprano, sale a relucir la verdad y entonces, aquellos que con tanta confianza se entregaron a presentar los embustes como peras en tabaque, quedan ridiculizados y desacreditados ante su audiencia. Vaya lo dicho como preámbulo al comentario sobre la precaria situación en la que han quedado dos de los vudús del PSOE que mejor se las ingenian en presentar, con cara de poquer, la sarta de trolas que su jefe supremo, el señor ZP, les encarga divulgar en loor de su propia persona y de su compendio de insensateces, que sólo pueden tener parangón y rivalizar con las del lehendakari, señor Ibarretche. La señora vicepresidenta De la Vega, y el eterno estudiante de derecho – ¿por qué se emperrará en ser abogado si lo que mejor le va es lanzar catilinarias contra el PP y, por ello, cobra más de un millón de pesetas mensualmente, según sus propias manifestaciones? – el Pepillo Grillo, cara de ratón, señor Pepillo Blanco se han pasado meses negando cualquier acuerdo con ETA; se han desgañitado tachando de desleales a los del PP, por destapar sus vergüenzas en las negociaciones con la banda de matones; han emulado, con ventaja, al pobre San Pedro, al desmentir repetidamente que se hubieran mantenido negociaciones en Suiza ( PSE y Eta) y, más recientemente, en Loyola ( PNV, PSN, y Eta); pero vean ustedes por donde, aparte de que la propia banda lo dijera en Gara y apareciera en el periódico del PNV, Deia, ahora nos sale el alcalde de San Sebastián, señor Odón Elorza, para acabar de destapar el pastel. O sea, que por si éramos pocos parió… Odón. Y es que este personaje, por sí y ante sí, ha largado más que la cadena del ancla de un barco. No ha tenido empacho en admitir las negociaciones del PS con los etarras en Loyola, ni tampoco lo que ya los medios venían adelantando desde hace días respecto a acuerdos aceptados y, por si fuéramos pocos, ha añadido que a él le parece muy bien que se continúe negociando con los etarras.

Como si lo hubiera planeado de antemano, como si hubiera querido clavarle una cuchillada mortal a su jefe de filas y, de paso, dejar en la cuneta al Pepiño y a la vice de la Vogue; el calvillo del norte, se las ha despachado a gusto diciendo que “hubo la posibilidad real de llegar a un acuerdo” que tenía “unas bases muy interesantes, muy trabajadas,,, con concesiones”. Catamba, caramba, vean ustedes por donde, el díscolo e imprevisible Elorza, deja en la más completa de las desnudeces a la señora Vicepresidenta (por supuesto se trata de una metáfora, porque no me puedo llegar a imaginar a la anoréxica vice como Dios la puso al mundo) y desacréditado, por si todavía le quedara un átomo de credibilidad, al señor Blanco. ¿Concesiones? ¡Concesiones! Esta es la palabra mágica, la que el PSOE se había emperrado en negar una y otra vez y la que justificaba las negociaciones. ¡Concesiones, ninguna! Nos repetían insistentemente. El PP era desleal, el PP traicionaba a España, el PP se negaba a colaborar en la “lucha” antiterrorista, Ya vemos en qué consistía la famosa lucha y también lo que daba de sí el “proceso de paz”; tomaron el pelo a los congresistas cuando pidieron autorización para negociar con ETA y engañaron por enésima vez a la ciudadanía haciéndole creer que conseguirían la paz sin ceder ni un ápice en materia política.

¿Qúe es más que una concesión política negociar sobre el futuro de Navarra?, y ¿qué es más que una negociación política programar las elecciones autonómicas y municipales a efectos de que se pudieran presentar los etarras, se interfiriera la acción de los fiscales y la justicia y se paralizaran las capturas de etarras?, ¿qué es mas que una cesión política programar un calendario para la integración de Navarra en el País Vasco en aras de una futura autodeterminación? Yo se lo voy a decir: una gran estafa a los ciudadanos españoles; una vergonzante actitud de servilismo ante ETA; una maniobra política encaminada a asegurar la victoria del partido socialista y de su líder, el señor Zapatero.

¿Qué pasó para que se les desmontara el invento? Simple y llanamente que los terroristas, como se viene demostrando desde hace treinta años, nunca tienen bastante, son insaciables y, cuando tienen agarrada con una mano a Euskadi, quieren Navarra y cuando lo consigan querrán la independencia de la Nación Vasca. ¿Eh que, ustedes lo ven así? ¡Claro! y como ustedes la mayoría de los ciudadanos de a pie que, si bien, no entendemos demasiado de política, ni de leyes, ni de economía; quizá podamos presumir de más sentido común que muchos de estos que nos gobiernan, que nos gobiernan tan mal, tanto, que están a punto de destrozar a esta gran nación que fue España. A los patriotas que quedamos sólo nos queda un consuelo, como diría una copla ecuatoriana: “Pasaron mis alegrias, como ajenas, como ajenas; sólo me han quedado penas, como mías, como mías”.

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris