Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La parte por el todo   -   Sección:   Opinión

Ganancia de socialistas

Óscar Arce Ruiz
Óscar Arce
domingo, 26 de agosto de 2007, 07:21 h (CET)
Cuando escuché por primera vez a Federico Jiménez Losantos decir que Ruiz Gallardón parece más del PSOE que del PP pensé que, en cierta manera, no iba desencaminado.

Si Gallardón es noticia por sus palabras, no es extraño que sea para poner en un aprieto a la cúpula de su propio partido, exponiendo muchas veces sus aspiraciones en momentos en que, quizás, la estrategia política no lo recomendaría.

Hubo esta misma semana una muestra más de ‘disidencia’ de Gallardón dentro de las filas del PP. El alcalde de Madrid ha reiterado su intención de acompañar a Rajoy en la carrera hacia la presidencia estatal.

En sus declaraciones, Gallardón también reclamaba una práctica de su partido que virase hacia la “moderación”, lo que parece querer insinuar que son facultades que brillan por su ausencia en el sí de los populares.

No sólo eso. También salió a la luz el tema del relevo de Rajoy hacia la pugna por la presidencia a pocos meses del final de la legislatura, cuando no tendría que haber duda sobre quién es el líder indiscutible de la formación.

Que Bono y Rubalcaba criticasen a los altos cargos de sus rivales máximos por la llamada al orden a Gallardón, hace suponer que dentro del PSOE se consideran al menos dos cuestiones.

La primera, es que cuentan con una victoria en las presidenciales si se consigue alargar hasta el día de las elecciones la sensación de confusión con relación al PP que reina sobre los ciudadanos.

Además de esperar su ganancia por el río revuelto, han de creer que una oposición blanda sería posible con la incorporación de una voz discordante que clama a la no-radicalización de las posturas (lo que les asegura que el debate por la moderación no salga del bando enemigo, no salpique a los de enfrente y sean ellos quienes se defiendan de sí mismos).

Por eso en ‘El Mundo’ del viernes veinticuatro se decía que Gallardón era el candidato del PSOE. Porque, al fin y al cabo, el argumento más importante de los socialistas es evocar lo ‘malos’ que son los del PP.

Estas situaciones les permiten mostrar que, aunque no todos los populares son perjudiciales para un diálogo político complementario, los que tienen el mando son los peores y nunca dejarán emerger la rama moderada del partido.

Sin quererlo, Gallardón refuerza la gran baza socialista.

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris