Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

El caso de dos misiles

Dmitri Kósyrev
Redacción
sábado, 25 de agosto de 2007, 06:17 h (CET)
Nuevos hechos que se están aflorando en el proceso de investigación del “incidente misilístico” ruso-georgiano dan motivos para suponer que Moscú va a ganar la batalla. Pero no se descarta que sufriera un chasco, pues en este duelo Rusia maneja un estoque, rigiéndose por las normas del arte de esgrima, mientras Georgia prefiere utilizar unas armas menos caballerescas.

He aquí los hechos a que se refiere el autor de estas líneas. Se aclaró que la misión de la OSCE en Georgia no hizo declaraciones algunas sobre el misil que cayó en el territorio georgiano el pasado 6 de agosto desde un avión no identificado. Emitió la declaración la oficina de representación de Georgia ante la OSCE en Viena. Y son dos cosas bien distintas.

Pero en el siglo de la información masiva lo que queda gravado en la memoria del público son las palabras clave: “OSCE”, “declaración”, “avión” y “Rusia”. En otras palabras, puede darse la impresión de que en este caso la OSCE se solidarizó con Georgia ya antes de que fuesen esclarecidos los hechos. Y tal impresión se está creando según se desprende de varios espacios de RTV transmitidos en la propia Rusia y que redundan en beneficio de la parte georgiana.

Además, fuera de Rusia y Georgia muy pocos saben que se realizan dos investigaciones y no una en relación con el “incidente misilístico”. Y, posiblemente, haya habido dos cohetes. Así que importa llegar a comprender si se trata de dos incidentes diferentes o el caso es el mismo.

La primera investigación la están llevando a cabo expertos militares del contingente de paz ruso en la zona del conflicto georgiano-oseta, conjuntamente con las autoridades de Osetia del Sur, república secesionista en el seno de Georgia. Estos expertos analizan la información sobre los aviones georgianos de fabricación rusa (Su-24 o Su-25, según diversas fuentes) que supuestamente entraron en el espacio aéreo desde el sur, sobrevolaron Osetia del Sur y dejaron caer en su territorio un misil que no estalló. La segunda investigación está a cargo de los expertos de EEUU, Suecia, Lituania y Letonia que también se interesan por dos aviones del modelo Su. Se supone que estos aparatos hayan cruzado la frontera georgiana desde norte y uno de ellos haya perdido el misil sobre el territorio de Georgia.

Es muy probable que se trate de los mismos aviones, pertenecientes al Ejército georgiano, los que primero se dirigieron al norte y luego, regresaron al sur, dejando caer misiles a lo largo de la ruta que cubrían. También puede haber otras versiones de lo sucedido. Pero se da por descartado que las dos comisiones hagan las paces para trabajar conjuntamente, por ser nada neutral la composición de las mismas.

El esfuerzo aplicado por ambas comisiones podría resultar vano. Uno de los misiles buscados desapareció sin dejar rastro alguno, mientras la ojiva del segundo cohete fue destruida por orden de la parte georgiana. En cualquier caso, en el espacio informativo mundial permanecerán circulando los vocablos clave: “incidente”, “Rusia”, “Georgia”, “aviones” y “misiles”.

Rusia podría perder la batalla por este espacio informativo por la sencilla razón de no conducirla como es debido. Rusia cree que bastan las declaraciones emitidas por un vicepresidente del Gobierno, quien aseveró que los aviones rusos no realizaban vuelos en la región mencionada el pasado 6 de agosto.

Según parece, Moscú espera que reaccionen a lo sucedido los expertos en materia para los que es evidente que para Rusia sería una acción absurda la de lanzar desde avión un misil antirradar que no estalló por si faltara algo. Cuesta trabajo suponer que Rusia podría haber disparado contra el radar georgiano un misil “normal”, destruyéndolo por explosión.

Georgia apuesta por la reacción por parte de un auditorio distinto, mal informado sobre la ubicación geográfica del Cáucaso y la configuración de misiles. Y hasta cierto punto va ganando la batalla en el espacio informativo.
En los últimos 12 meses Moscú se comporta como si olvidara de la existencia de Georgia, al imponerle sanciones económicas por permanentes provocaciones militares en la zona del conflicto georgiano-oseta y ataques verbales indecorosos contra los dirigentes rusos. Hay motivos para afirmar que a Rusia le da asco reaccionar a las provocaciones.

Entretanto, Georgia sigue buscando a los aliados y amigos a los que importan un bledo los detalles de lo que sucede en el territorio georgiano.

Es poco probable que tal actitud de menosprecio manifiesto de Georgia surta a Rusia efecto deseado.

Tal vez, para Rusia es muy significativo el caso de Estonia, país en el que se asiste al resurgir del culto a la Alemania nazi, pero Europa pasa por alto las señales que emita Moscú sobre este particular.

Es cierto que la opinión pública europea acoge gustosamente las acusaciones que se lanzan contra Rusia sin tomarse el trabajo de llegar a fondo de uno u otro asunto, incluido el caso de misiles. Pero es inadmisible que la máquina propagandística georgiana se aproveche de estas singularidades de la mentalidad europea.

____________________

Dmitri Kósyrev, para RIA Novosti.


Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris