Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Porque creen en una España aconfesional y plural

Jesús Domingo Martínez (Gerona)
Redacción
viernes, 24 de agosto de 2007, 06:24 h (CET)
A juzgar por cómo intervino en el Congreso de las Juventudes Socialistas, parece que el Sr. Rodríguez Zapatero se ha inquietado por el desarrollo de un amplio movimiento social contra la asignatura de Educación para la Ciudadanía.

Como en otras ocasiones el presidente del Gobierno recurrió a la habitual mentira que utiliza cuando quiere atacar a los católicos que han decidido participar legítimamente en la vida pública, con una intachable lealtad a la vida democrática. "Ninguna fe puede imponerse a las leyes", afirmó Zapatero. Es una fórmula de propaganda seudo-totalitaria: a la realidad social a la que se quiere atacar se le atribuye, con voluntad de engañar a la opinión pública, un propósito que no tiene. Precisamente por lo que dice Zapatero, porque ninguna fe puede imponerse a las leyes, no puede imponerse la fe del relativismo o de la ideología de género, contenida en la Educación para la Ciudadanía, en contra de las leyes que reconocen la libertad de educar a los padres.

Zapatero aseguró que "España es un Estado aconfesional y sus principios laicos garantizan el pluralismo". Exacto, presidente. Porque España en un Estado aconfesional y porque una verdadera laicidad exige pluralismo, no se puede imponer desde el Estado un asignatura que entra en lo íntimo de la conciencia. Muchos católicos rechazan la asignatura de Educación para la Ciudadanía porque creen en una España aconfesional y plural. El resto es manipulación.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris