Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

A buen callar llaman Sancho

Miguel Massanet
Miguel Massanet
viernes, 24 de agosto de 2007, 06:24 h (CET)
Que este mes de Agosto es atípico no creo que nadie me lo pueda negar. Ha llovido como nunca, al menos aquí en Barcelona, las temperaturas, salvo contados días, han sido moderadas y los que se han quedado trabajando lo han podido realizar sin los agobios y calores de otros años. Eso sí, los periodistas no han necesitado recurrir a las consabidas serpientes de verano para llenar sus columnas porque, tanto en el país vasco, como en Catalunya y Madrid hemos tenido acontecimientos capaces de llenar las páginas de los periódicos con abundancia de noticias de las que se ha carecido en veranos anteriores.

Si nos centramos en tierras vascas podemos comprobar como las gamberradas de los de la Kale Borroca no sólo no han desaparecido, sino que han ido in crescendo como si la toma de posesión de los nacionalistas y de los de Batasuna y su filial ANV de sus cargos municipales y autonómicos, hubiera exacerbado el ansia demoledora de los cachorro de ETA que, naturalmente, se desfogan en aquellas partes donde no gobiernan sus socios protectores. Un ejemplo, los siete concejales del PP que tuvieron que salir escoltados del Txupin de la Aste Nagustia, que se celebró en el teatro Arriaga, refugiados en una furgoneta policial camuflada de furgoneta de circo, para evitar las iras de los sujetos que gritaban “goras a ETA”. ¿Ustedes creen que el señor Fiscal General ordenó iniciar diligencias contra ellos? No, estaba muy ocupado, para preocuparse por semejantes minucias. Tampoco parece que mejore mucho el tema de las banderas. Ahora resulta que los que exigen que se cumpla la ley están “presionando” a las autoridades vascas. Es evidente que hay a quien le molesta ver nuestra enseña en los balcones de los centros oficiales del País Vasco, pero miren por donde somos muchos a los que nos molesta ver la ikurriña o la bandera catalana y nos aguantamos porque así lo dispone la Constitución española. Sin embargo esto parece que también “crispa” como crispa que queramos que no se negocie con ETA y no les quepa duda de que, Zapatero, no ha interrumpido sus contactos con la banda, eso sí, por lo bajines, sin hacer ruido, ocultándolo a la ciudadanía española que, como es tonta, mejor no tenerla informada. Por supuesto el señor Conde Pumpido no puede ocuparse de que la bandera española se cuelgue en los lugares donde corresponde ¿o es que pretenden que se pierda sus vacaciones por una cosa tan baladí?

Dejando por imposible el tema vasco, no nos queda más remedio que hacernos eco de las boutades del señor Gallardón. Prometió estarse callado pero, por lo visto, sus promesas no son muy duraderas, porque ha vuelto a reincidir. No sé por qué estos sujetos repipis me ponen de mala sangre. Porque este señor tiene la particularidad de meter la pata en las ocasiones más inadecuadas; parece que no tiene el sentido de la oportunidad o es que, porque se huele que puedan delantarse las elecciones, no quiere perderse la localidad de primera fila para no quedar descolgado de la carrera por el poder. Si hay un sujeto al que se le note más su deseo de llegar a ser el Presidente del Ejecutivo ese es, sin duda, es el señor Ruiz Gallardón. Lo que ocurre es que para hacerse sitio va dando empujones a diestro y siniestro, intentando hacer ver que el es único del PP que tiene la piedra filosofal que garantizará el triunfo en las urnas. Sin embargo, ya que pide tanta “moderación”, ya que critica la “radicalidad” de la política del PP, sería muy conveniente que antes de pedir que le incluyan en las listas electorales nos explicara a los ciudadanos de a pie, a los que venimos votando a PP desde siempre, en qué consiste, según él, esta moderación y, también, cuál es la radicalidad de la que se queja. Sería muy conveniente que nos aclarase si es partidario de negociar con ETA o si está de acuerdo con Zapatero en lo del Estatut catalán; si critica a Zaplana y a Aceves porque defienden la españolidad en el Parlamento o porque le replican a López Garrido y a la vice de la Vogue, cuando nos acusan de deslealtad al Gobierno y de “crispar” las instituciones. Nos encantaría que nos dijese cómo se las va a arreglar, el solito, para evitar que se implante el bodrio de la Educación para la Ciudadanía o cuál va a ser su postura respecto a la España federal propugnada por Zapatero y por qué él se cree mejor que Rajoy, Aguirre, Zaplana y Aceves, para pretender ponerse el primero de la fila. Aceves le ha contestado acertadamente: dedíquese a hacer bien su trabajo y deje que, a quienes les competa, se ocupen de designar a los futuros candidatos para los próximos comicios.

Miren, si les tengo que expresar lo que pienso del señor Ruiz Gallardón tendría que decir que no es un hombre de partido. Permítaseme compararlo con el señor Pique, que recorrió todo el arco iris político sólo en busca de destacar y ostentar el poder. No siente los ideales del PP, se limita a militar en él para alcanzar su objetivo último, que es llegar a lo más alto. Esto, en sí, no es malo, pero sí lo puede llegar a ser si, en un momento dado, se decide a pasarse a las filas de Zapatero, si éste le ofrece aquello a lo que aspira. Claro que un sujeto así no suele ser buen compañero de viaje para aquellos a quienes, como le ocurre a ZP, no les gusta que nadie les haga sombra. Yo que Rajoy me iría con tiento con este sujeto, porque ya ha dado suficientes muestras de estar resabiado y el partido popular ha tenido otros ejemplos de sujetos díscolos que, cuando vieron que no medrarían en el partido, se salieron de él convirtiéndose en acérrimos enemigos de sus antiguos compañeros (Herrero de Miñón, Jorge Verstringe…) Con las elecciones en puertas dejar estos asuntos sin solucionar entrañan un grave peligro. En un artículo anterior ya me quejaba de que el PP esté en stand by, como si todo lo que está pasando no le atañera; cuando, visto lo visto, debiera estar afilando las armas para entrar en la batalla política cuanto antes. Los del PSOE ya se han adelantando atribuyéndole al PP la culpa del apagón de Barcelona y la gente se lo creerá si no se contrataca a tiempo. Así son las cosas en política y el tiempo apremia, señor Rajoy.

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris