Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Momento de reflexión   -   Sección:   Opinión

Sociedad violenta

Octavi Pereña
Octavi Pereña
jueves, 23 de agosto de 2007, 07:53 h (CET)
“Bubbla” , un niño de 11 meses posee una pistola «baretta» que le regaló su abuelo cuando tenía solamente quince días y permiso de armas que le obsequió su padre. Este hecho insólito hizo exclamar al portavoz de la Asociación Nacional del Rifle de Estados Unidos: “¡No puede ser!” Este hecho exige una reflexión sobre cómo educamos a nuestros hijos.

La violencia juvenil y adolescente crece por todas partes a pasos agigantados. La razón se encuentra en la incapacidad de los padres de instruir a la prole en el respeto al prójimo. Se les enseña a ponerse en la cabeza de la cola y que todos deben claudicar a sus caprichos, aún cuando sea ejerciendo agresividad en quienes no se sometan a los mismos.

Malcom X, el que fue dirigente del grupo radical Nación del Islam de los Estados Unidos tiene una cita muy interesante que de alguna manera resume la educación actual: “Sé pacífico, sé cortés, obedece la ley, respeta a todo el mundo, pero si alguien te pone la mano encima, mándalo al cementerio”.Este tipo de educación está basada en el egoísmo, contiene por lo tanto unas raíces morales y éticas que se deben cambiar si es que se quiere variar la tendencia violenta de la sociedad actual.

Quizás el lector conoce el relato bíblico de Salomé, la hija de Herodías, esposa del déspota Herodes. Esta joven, tal vez una adolescente, baila públicamente ante los invitados que celebraban el cumpleaños de su padrastro. Las danzas orientales se caracterizan por su erotismo. La actuación de Salomé deslumbró a los asistentes. Ante el éxito de la chica, Herodes les prometió que le daría lo que quisiese, hasta la mitad de su reino. La joven, sin pensárselo dos veces, se acercó a su madre y le preguntó qué debía pedir. Herodías le dice que exija la cabeza de Juan el Bautista. Sin vacilar, la muchacha le hace llegar a Herodes el deseo de su madre.

Herodías odiaba a muerte al Bautista porque denunciaba su pecado de incesto en que incurría según la Ley de Dios por estar casada con el hermano del marido de quien se había divorciado y que aún vivía. No le importaba lo más mínimo utilizar a su hija para deshacerse de él. ¿Qué se puede esperar de una educación de este tipo? De tal palo tal astilla. Sí. De tal palo tal astilla. El comportamiento de los hijos es el reflejo de sus padres. La conducta infantil y adolescente no es fruto de la generación espontánea, es el resultado de la siembra que se ha ido haciendo, incluso desde antes del nacimiento. No es necesario esparcir doctrinas o filosofías, basta con derramar actitudes. Estas hacen más impacto que las palabras. ¿Cuál es la postura que adoptan ante la diferencia racial o religiosa? ¿Qué actitud toman ante el débil? ¿Qué valores cívicos transmiten con sus maneras de hacer? El lenguaje grosero que adoptan ante un punto de vista distinto, ¿ayuda a los hijos a crecer en el respeto al prójimo? No se debe olvidar que lo que se siembra a voleo es muy difícil, por no decir imposible, recoger. Las simientes que se esparcen, aún cuando sea sin querer, siempre caen en terreno fértil. Es cuestión de tiempo recoger la cosecha.

La nuestra es una sociedad violenta porque siembra furia. Esparce vientos y recoge tempestades. Esta fogosidad que se ven en las escuelas, en los estadios, en la política, en las guerras, se manifiesta cada vez más en edades más jóvenes. ¿Nos preocupa esta tendencia o nos deja indiferentes? Se encuentran personas a las que les preocupa la violencia característica de nuestro tiempo. Denuncian sus efectos, pero no saben recetar el remedio porque desconocen el origen de la enfermedad. Las soluciones que proponen nos dejan indefensos.

Si tenemos ojos para ver nos daremos cuenta de que a nuestra sociedad se le puede aplicar la denuncia que dios hizo a la humanidad de antes del Diluvio Universal: “Y vio el Señor que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente al mal” (Génesis,6:5).

Jesús, como buen conocedor de la naturaleza humana hace diana cuando dice. “Porque lo que sale de la boca, del corazón sale, y esto contamina al hombre. Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias” (Mateo, 15:18,19). Jesús denuncia sólo algunos frutos que hacen impuro el corazón. Si se hubiese propuesto hacer una lista exhaustiva se tendría que escribir un voluminoso libro. Lo que interesa saber es que la perversidad humana que no se sabe como atajar, nace en el corazón malvado. Con el símil del árbol bueno que da buenos frutos, Jesús nos dice que para conseguir que no salgan del corazón intenciones malas, es preciso cambiarlo. Esta transformación no la consigue la educación académica. Si fuese así, quienes han sido instruidos en centros educativos de elite darían un buen comportamiento. La evidencia nos dice que no es así. La buena educación puede refinar la agresividad, que no deja de ser tan mala como la chapucera. Según la Biblia, este milagro sólo puede hacerlo Cristo. Si en verdad se sesea eliminar las multifacéticas manifestaciones violentas e incívicas, que tanto daño y dolor producen, hemos de depositar la mirada sólo en Jesús. Es la única solución.

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris