Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El crisol  

Que dimitan…los otros

Pascual Mogica
Pascual Mogica
jueves, 23 de agosto de 2007, 07:53 h (CET)
Rajoy dice que Zapatero tiene su mundo al revés, y lo dice por que el presidente del Gobierno no ha cesado a la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, como vienen pidiendo desde el PP todos aquellos que en su día protagonizaron hechos con la suficiente carga de motivos como para haberles llevado a dimitir de forma voluntaria.

Si activamos nuestro “disco duro”, eso que llevamos en la parte superior de la cabeza y que algunos no saben para que sirve, por algo es el órgano más complicado del cuerpo humano, nos encontramos con el varapalo que sufrió Zaplana por la sentencia sobre su “decretazo”, por que él fue quien lo desarrolló, y que debió ser motivo suficiente para haber dimitido como portavoz del grupo popular en el Congreso de los Diputados y haber renunciado a su cargo de diputado nacional. Zaplana fue el primero en pedir la dimisión de la ministra de Fomento. Después le siguió Rajoy que reapareció, nadie sabía donde se había metido durante los días finales de julio y mediados de agosto, pidiendo también la dimisión de la ministra. Rajoy, por vergüenza “torera” debió dimitir cuando dijo aquellos de los “hilillos de plastilina” del “Prestige” y tampoco lo hizo, cuando debió hacerlo al ritmo de “Andante con motto” y no pudo reunir la suficiente dignidad para hacerlo cuando su “cantata” no la podía mejorar ni el propio Enrico Caruso.

Otros debieron dimitir en su día y algunos, como en el caso de Álvarez Cascos, por partida doble. Si no tuvo suficiente motivo con lo de ordenar que se llevaran al petrolero al “quinto pino” y armar la que armó, se le vino encima lo del AVE Madrid-Lleida-Zaragoza con socavones por todas partes a lo largo todo su recorrido, con cables de las catenarias que se rompían y que para justificar la chapuza decían que la línea había sido saboteada, hasta el ridículo de tener prevista una velocidad de 350 kilómetros por hora y solo poder hacerlo a 175 km/h., no pudiendo superar los 50 km/h. en una docena de puntos del recorrido. El AVE se le convirtió a Álvarez Cascos, en una especie de “tren chicharra”. Cascos, tampoco dimitió.

Y para el final, Federico Trillo, ese que la Justicia ha dicho que el no tuvo nada que ver como ministro con lo del Yak-42, ya sabemos como en España funciona la Justicia, cuando su ministerio a través de un organismo de la ONU alquilaba aviones a precios “módicos” que eran, como se confirmó, con lo ocurrido en Trevisonda (Turquía) verdaderos ataúdes volantes. Pero por lo visto unos ministros no son responsables de nada ni tienen que dimitir, y otros sí. Y es que en el PP son muy dados a las dimisiones, de los otros, claro.

Noticias relacionadas

Monumento al abuelo desconocido

Hemos visto abuelos que han sido el fiel guardián de sus nietos, horas y horas del día dedicadas a ellos, sin descanso ni pausa

120 años del arriado de la bandera española en La Habana

La ceremonia que simbolizó la renuncia de España sobre Cuba

Bersuit Vergarabat y el museo de grandes decepciones

Proyectos artísticos como Bersuit Vergarabat ayudan a transitar por este mundo aciago

Los taxistas, Ávalos (Fomento) y el control de los alquileres

“En el mejor de los casos, la consecuencia de fijar un precio máximo a un artículo determinado será provocar su escasez.” Henry Hazlitt

Foro de Davos y globalización

Es positivo que se reúnan muchos jefes de gobierno de todo el mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris