Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Palco Vip   -   Sección:  

El príncipe amarillo

Daniel Sanabria
Daniel Sanabria
miércoles, 22 de agosto de 2007, 04:46 h (CET)
Así es el fútbol. A diez días de cerrarse el plazo de fichajes, uno de los mejores organizadores del mundo sigue sin equipo. Bueno, tener, tiene equipo, pero ni el equipo le quiere a él, ni él al equipo. Si se tratara de una historia de amor sería perfecto: ninguno de los dos es correspondido, así que no hay más que hablar. Cada uno con su padre y con su madre.

Pero esto es fútbol, y aquí el desamor triunfa por encima del amor. Riquelme no quiere jugar en el Villarreal, entre otras cosas porque el Villarreal no le quiere en sus filas. Y Román tiene que buscarse equipo. Es extraño decirlo así: “Román tiene que buscarse equipo”. Es como si ningún equipo del mundo le quisiera. Y efectivamente, es así. A estas alturas de verano ningún equipo del mundo le quiere.

El año pasado Riquelme jugó en Boca Juniors, y Boca ganó la Copa Libertadores (la Champions sudamericana). Hace dos años, Riquelme jugó en una localidad cuyo número de habitantes se puede meter en la Bombonera: Villarreal. Y el Villarreal llegó a semifinales de la Champions. Algo de culpa tendrá que tener Román en todo esto, digo yo. Si tuviera el teléfono de Riquelme, le propondría un reto aún más difícil: llevar a mi pueblo (Villanueva de Guadamejud, Cuenca) a Primera División.

Al culebrón le quedan pocos capítulos, ya que antes del próximo 31 de agosto alguien ha tenido que hacer algo diferente para cambiar esta situación. Hay que mover ficha, aunque nadie sabe en qué tejado está en estos momentos la pelota. Lo único seguro es que el Villarreal quiere deshacerse de él cuanto antes. Y lo único probable es que sólo un equipo ha hecho una oferta medio seria por Riquelme: el Atlético de Madrid, como confesó el propio jugador en su última rueda de prensa.

La única realidad es que a diez días de que se cierre el plazo de fichajes, Riquelme sigue sin equipo. Cuando hablo de fútbol, no me esfuerzo mucho en comprender las cosas, porque intentar comprender lo que ocurre en este submundo del balompié no es perder el tiempo, sino el cerebro. Isaac Asimov intentó un día contestar los grandes interrogantes de la humanidad: Cien preguntas básicas sobre la Ciencia, se llama el libro. Alguien debería plantearse escribir su versión futbolística.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris