Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

Lo 'provisional'

Pascual Mogica
Pascual Mogica
miércoles, 22 de agosto de 2007, 04:46 h (CET)
Siempre había creído yo que cuando desde la Administración, al nivel que sea, se adoptaba la decisión de aplicar un plan de choque para poner al día o en orden algún servicio público que estaba pidiendo a gritos el ser debidamente atendido, que se trataba de una medida provisional y que cuando como consecuencia de esa medida de choque la cosa ya se hubiera estabilizado, puesta al día, vamos, se pondrían en marcha los mecanismos necesarios para que el servicio objeto del plan funcionara de forma tan correcta como puntual.

Pero resulta que no, que yo estaba equivocado. Según la Generalitat Valenciana un plan de choque es de por vida, no es una cosa provisional o coyuntural. Cuando Zaplana accedió a la presidencia de la Generalitat Valenciana puso en marcha el plan de choque que él prometió para acabar con las listas de espera en la Sanidad Pública. Para lograr tal fin Zaplana comenzó a enviar pacientes de los hospitales públicos a los hospitales privados y más de uno pudo superar sus dificultades económicas, incluso pudo evitar el cierre, gracias a esta medida que comenzó a reportarles importantes beneficios económicos, asistenciales para los usuarios no tanto, y digo no tanto por que han pasado once años y las listas de espera siguen ahí y además aumentando. Sólo en 2006 los hospitales públicos de la provincia de Alicante enviaron a más de 12.000 personas a la sanidad privada sin conseguir reducir las listas de espera. Lo que muchos dijimos, hace once años, de que este plan de choque solo tenía un fin que no era otro que el de que la sanidad privada hiciera rentables sus negocios, acertamos de pleno.

Hace el mismo tiempo, año arriba, año abajo, Zaplana comenzó con el plan de choque en la Educación Pública, en vez de construir colegios de “verdad”, de ladrillo y cemento, comenzó a escolarizar a los niños en barracones, para ser más exacto en casetas de esas que se utilizan en las obras para guardar las herramientas. Aquello se dijo que era provisional pero transcurridos los años ahora se nos dice muy claramente que eso va a ser definitivo y que va a ser el “colegio del futuro”. No es que lo hayan dicho así de claro, pero cuando lees en la prensa que la Consellería de Educación va a poner este tipo de “aulas” para escolarizar a los niños de tres años, nos están dando a entender muy claramente que nos vayamos olvidando de los colegios convencionales. Está muy claro, si a los niños de tres años les pone en “contacto”, desde su primera llegada a un “colegio”, con los barracones, no les causará el mismo trauma que a aquellos que un día tuvieron la suerte de estar escolarizados en un colegio “normal” y que al cambiar de ciclo se vieron metidos dentro de un barracón. Visto así no está mal, lo que realmente no está bien.

En cualquier caso Zaplana comenzó con lo “provisional” y Francesc Camps lo ha convertido en definitivo. Gloria a los dos.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris