Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tercera puerta   -   Sección:   Opinión

UPN Vs PP

Xabier López de Armentia
Opinión
miércoles, 22 de agosto de 2007, 04:46 h (CET)
Las últimas declaraciones del dirigente navarro y Presidente de la Comunidad Foral de Navarra, Miguel Sanz, han levantado polvareda en el rancho popular, sembrando una vez más, una crisis entre los populares y sus vástagos navarros. Cierto es, que a nivel de políticas publicas e implementación de las mismas UPN y PP son una única forma de pensar y actuar, pero sería injusto no reconocer que mantienen criterios diferentes en ciertos aspectos de la política nacional o internacional. Al PP parece que le crecen los enanos a pocos meses de las elecciones generales. Primero fueron las disputas madrileñas entre Esperanza Aguirre y Gallardón, después la “dimisión” de Piqué y ahora los navarros rebeldes.

Los populares y los regionalistas firmaron un acuerdo de asociación a tres bandas en 1991 que permitía la unificación de toda la derecha española en suelo navarro bajo las siglas de UPN. Unión Democrática Federal y Alianza Popular eran los otros dos partidos que formaron este tridente derechista. Como todos los acuerdos, estos tienen sus cosas buenas y sus cosas malas, y parece ser que es ahora cuando UPN ha visto más cosas malas que cosas buenas. El ejercicio de UPN es un ejercicio de irresponsabilidad puesto que gracias al apoyo de los populares consiguieron despegar como partido y arrebatar el Gobierno Foral al PSN en la década de los noventa. Gracias a las prestaciones económicas y apoyos logísticos que ha recibido UPN por parte de los populares ha conseguido superar sus cotas de poder previstas en un principio. UPN, un partido amparado en el rechazo político, económico y social a todo aquello que tenga que ver con la Comunidad Autónoma del País Vasco; basado en el odio a la cultura vasca, nacida de tierras navarras; un partido creado para separar aún más a sus ciudadanos.

Sanz ha planteado a la dirección popular, la creación de su propio grupo parlamentario en el Congreso de los Diputados, principalmente por dos razones. La primera de ellas es que las demandas navarras sólo son articuladas por Nafarroa Bai, ya que tanto los socialistas como los populares navarros quedan encuadrados dentro de los grupos parlamentarios socialistas y populares respectivamente. La segunda de ellas es que los principios y las demandas planteadas por los populares en Madrid no son todas bien vistas por los regionalistas navarros. UPN reclama por tanto voz propia en Madrid.

La posición de Rajoy y los populares es clara. No van a permitir que UPN tenga un grupo parlamentario propio – para el que necesitarían 5 escaños y sólo poseen 2 –, porque sería perder 2 escaños con total seguridad a la hora de hacer oposición frente a los socialistas. El Partido Popular sabe que dentro de su jerarquía no puede dar espacio a los federalismos partidistas, ya que se le vuelven en contra. Un ejemplo de ello han sido Coalición Canaria. Precisamente por esta vía, y debido a la abstención en la investidura de Miguel Sanz por parte de los socialistas, UPN se ha acercado más a los socialistas de Madrid. Quién sabe si con animo de conseguir una mejora en la foralidad navarra o por el contrario se trata de un guiño socialista al partido regionalista para desbancar de su programa la similitud con los populares.

Sea cual sea el motivo, si UPN consigue representación en Madrid, puede que termine apoyando gobiernos socialistas, y esto es lo que más preocupa a los de Génova. DE suceder estas pesquisas posiblemente hablariamos de la creación de un nuevo marco ideológico de partidos en la Comunidad Foral de Navarra ya que el PP daría entrada en la comunidad a una nueva formación. A los 6 actuales partidos con representación – UPN, PSN, IUN, Nafarroa Bai, ANV y CDN – podrían sumarse una más que posible escisión socialista y las escisiones nacidas de UPN.

El Futuro de Navarra lo veremos en los próximos meses, pero esperemos que al menos ese futuro lo decidan sus propios ciudadanos y no desde Madrid.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris