Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

Desconciertos de agosto

Pascual Falces
Pascual Falces
miércoles, 22 de agosto de 2007, 04:46 h (CET)
Tal vez debido al mes de agosto, por cierto, menos tórrido este año de lo que como tópico se le adjudica, el panorama de actualidad sólo ofrece sucesos desagradables y noticias “desconcertantes”, y en tal cantidad que hacen innecesario recurrir al legendario y socorrido monstruo del lago Ness para rellenar páginas de papel o de Internet, y los minutos de programación en telediarios.

Algún fino observador ha escrito acerca de la confusión creada por quien haya traducido en las pantallas de la DGT el gran número de “killeds”, que se llevan acumulados en las carreteras desde el día primero de este año. En inglés significa “asesinados”, y si eso fuera cierto, sería para echarse a temblar, tentarse la ropa, y desear un auto blindado. En realidad, sólo son “muertos”, que no es lo mismo. Y, hay muchas formas de morir en carretera, lo cual tranquiliza algo más que pensar en que a la vuelta de cada curva o cambio de rasante, una especie de gangster, “enemigo público nº 1”, espera con la metralleta en ristre, como hacían antiguamente los bandoleros de Sierra Morena con el trabuco cargado de metralla.

Salidos de este desconcierto con un sencillo diccionario de inglés, otros diferentes sorprenden al lector de noticias, o al teleespectador. En las altas esferas financieras internacionales siguen sin explicarse la renuncia de Rodrigo Rato a su envidiable poltrona en el Fondo Monetario Internacional (FMI). No debe ser fácil renunciar voluntariamente a un cargo que lleva consigo la categoría de Jefe de Estado. Poderosas razones debe tener, que, por desconocidas, desconciertan al observador de a pie. Tampoco es probable que lleguen a conocerse de veras.

El cúmulo de desastres padecidos por los residentes en Barcelona, o catalanes en general, por el fallo de servicios públicos es igualmente desconcertante. Se lleva treinta años observando, desde el ascenso al poder regional del inefable “Jordi”, cómo, en cada legislatura, su apoyo al gobierno nacional que fuera, era trajinado por sustanciosas reivindicaciones para Cataluña. Si lo de, “Barcelona bona, si la bolsa sona”, fuese cierto, las cosas deberían ir sobre ruedas. Los observadores críticos señalan que el “parné” recaudado a cambio de su voto en Madrid, fue a fines distintos de los de mejorar la estructura de la región. Si el apagón o los atascos se hubieran dado en Zaragoza, o en Logroño, por caso, en que nunca tuvieron oportunidad de vender su voto, la cosa tendría su explicación, pero se ve que no, es decir, que, o no calcularon bien su cuantía, o se quedó por el camino lo alcanzado. No deja de ser desconcertante.

Antes del verano, la ETA anunció que volvía a la acción “por todos los medios a su alcance”, y ya se sabe lo que eso quiere decir, o, mejor dicho, tal vez, “quería” decir. Ojalá siga todo como hasta ahora, y se equivoquen una vez mas Rubalcaba y otros agoreros cuando anunciaron que había que prepararse para sus “operaciones”, como ahora en Cancún andan cerrando puertas y ventanas ante la inminente llegada del huracán. De momento, lo que llevamos de agosto, la banda no ha dado señales de vida por encima de la acostumbradas y ¿consentidas? algaradas callejeras. Desconcertante, después del susto que se llevó el país ante el anuncio de vuelta a las hostilidades.

El nuevo presidente de Navarra, anuncia en su programa, para el incierto tiempo en que él mismo dure, que favorecerá la implantación de la lengua vasca en las zonas en que se habla castellano. ¿No era eso lo que pretendía la coalición entre socialistas y nacionalistas vascófilos que casi le birla el sillón? Otro desconcierto. En fin, que, repitiendo, ojalá pase el verano sin más tragedias que las ya esperadas por inevitables, y, que, con el nuevo curso la desorientación entre las personas causada por la sorpresa -que no otra cosa es el desconcierto-, deje de ser lo habitual.

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris