Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Disyuntivas   -   Sección:   Opinión

Navarra de ley

Rafael Pérez Ortolá
Rafael Pérez Ortolá
lunes, 20 de agosto de 2007, 02:30 h (CET)
"Las huellas antiquísimas de la serenidad se posan aquí como si fuesen ...". Amadeo Baptista. "Excalibur".

A la fuerza, con el paso del tiempo, las huellas tienden a la serenidad, no implacable, ni plegadas a los forzamientos artificiosos; sin embargo, su lenguaje es pausado y profundo. ¡No confundamos! Una huella apropiada puede alterar los conocimientos, los límites de su poderío no están escritos. De forma simultánea, una huella puede desdibujarse, permanecer oculta y hasta fosilizarse en un mito difícil de desentrañar. ¿Con qué huella nos quedaremos? Dado su peculiar lenguaje, están abiertas a las interpretaciones diversas y a los tiempos venideros. Ofilada Mina habla de los sucesivos momentos que componen el prisma de la realidad.

Si hablamos de huellas, estas proceden de los antecedentes, de los ORÍGENES, precursores de lo que hay ahora. Primero unas cosas y luego otras en un decurso insoslayable. Hay toda una generación previa de realidades, una sucesión de diferentes avatares susceptibles de una narración, de una historia en definitiva. En Navarra resultan vertebradores los desplazamientos demográficos y culturales, lo euskaldún, lo español; con la consolidación del poso autóctono predominante. La repercusión de los valles navarros, la tierra estella o todas las comarcas ribereñas, complementan el encuadre. El aire huele a navarrismo por los costados y por los adentros.

En esto de la trama identitaria se abren las perspectivas, desde las más folklóricas, las basadas en creencias acentuadas, otras más apegadas a la tecnología o a la riqueza agrícola. Muchas burbujas, todas ellas involucradas en el acervo común; otra valoración más peliaguda girará en torno a como se consideren esas aportaciones. Esta es otra cara del acontecimiento navarro, la EXPERIENCIA EXISTENCIAL de las relaciones entre sus habitantes de cada momento y en sus diversas ocupaciones. No hay exclusiones de ningún tipo, la tierra se ofrece magnánima, la genética diversifica y los sentimientos participan al unísono con todo ello. Aquí resuena el fragor de almas personales, no el fragor quimérico de un alma para todos.

Aquellas huellas antiquísimas y las relaciones existenciales más actuales, por su propio dinamismo, originan situaciones de incertidumbre y de INQUIETUD. Donde unos sólo ven luces, otros no salen de la penumbra; no pasan de meras pretensiones. Los diferentes puntos de vista no consiguen evitar la parcialidad de las opiniones. Juego plural de recios enfrentamientos que no se solventan con sumisiones. Con la pasión y las circunstancias, se multiplican las opciones, algunas controvertidas, y con frecuencia, muy alejadas unas de otras. Casi por la propia definición de la inquietud, con esta multiplicidad mencionada. no parece procedente la posición fija de pretensiones absolutas; más bien se intuye un momento único para la elaboración creativa de una convivencia envidiable.

Las huellas ancestrales han de servir también para nuevas soluciones y salidas, para el hallazgo de una "Excalibur" cultural, dinámica y social, con una consistencia suficiente, con el temple y la tenacidad precisos. De lo contrario, ¿Para qué los ancestros?¿Para qué las culturas?¿De qué creencias gozamos? Me gusta para esta tesitura aquella frase de Jeremías Bentham: "Ser un soñador de realidades y un realizador de sueños". En la vida corriente de una sociedad determinada se impone esta aleación de sueños y realidad. No hay que detenerse en las existencias reales. La mejor manera de afrontar las inquietudes y problemas, supone la acogida con denuedo de unos razonamientos para el SUPERÁVIT. Activos y pasivos, bruscos o suaves, los ensamblajes han de mejorar lo presente, ha llegado el momento. Los histerismos vacuos se arrumban por sí solos. Es el concepto de urdimbre, auténtico entramado social, el protagonista de los nuevos significados, preñados de progreso y bonhomía. Si no soluciones automáticas, el valor añadido de esa unión plantea una vía bien orientada.

Así mismo, es importante el abandono de las altas esferas, casi siderales o cósmicas, de ínfulas impropias de una gente que sabe razonar. Hay demasiados dioses hinchados a punto de explotar. En este repaso, ¡Cuánto antes debe llegar el toque primordial de la HUMILDAD! ¿Dónde está el colectivo homogéneo en el que todos piensen igual?¿Quién es su representante infalible?¿Es suficiente con la delegación democrática actual? Me da la impresión, más bien es una convicción, de que este toque es un requisito imprescindible. El superávit y la humildad constituirían un buen bagaje para la legitimidad y el disfrute de unos logros dignos. De no alcanzar esa meta de la dignidad, en palabras de Hermann Bellinghausen, "Si no llegamos allá, nos alcanzará el totalitarismo del mercado". Zafio y derrengado mercadeo, estrafalario y esperpéntico, podríamos añadir.

El devenir histórico de una comunidad origina una serie de inquietudes y hechos concretos para sus mujeres y hombres, obreros o empresarios, jubilados o en activo. ¿Cómo delimitar su lugar en el conjunto?¿Dónde radica ese arte?¿Cuál será el meollo de sus actividades? Algo habrá que pensar, por que las armas, el dinero, las malas relaciones y la insidia del mal radical; como catapulta no parecen un impulso ilusionante. ¿Qué se busca desde los FONDOS PERSONALES? Quizá convenga la buena cualidad de no poner excesivos marcos, no tantas exclusiones y fronteras de todo tipo; para trabajar de lleno en la verdadera labor de crear una vida propia fascinante. Se estilan mucho los personajes, la imagen estereotipada de alguien, para imitarlo o para ofrecer su aspecto de cara a la galería, expuesto a lo público. La paradoja surge de inmediato, puestos en personajes, algunos no llevan aparejada una obra o consistencia que merezca la pena. ¿Lo dejamos en personajillos? Si ya es triste hablar sólo de personajes basados en sus apariencias ...

El desafío es radical, remueve los fundamentos antropológicos. El mal, el terrorismo, las diferentes creencias, las dificultades de la vida, los personajillos, los grupos de presión o las insuficiencias democráticas; originan un clamor con la petición de las PRESENCIAS. Resultan esenciales, la presencia de y el respeto hacia cada navarro en particular y las "Presencias reales" mencionadas por George Steiner, que confieran una dignidad suficiente a todos. Sean divinas, sociales o simplemente humanas; no pueden degenerar en la eliminación del discordante, tampoco en tenerle silenciado. La razón exige encontrar ese tipo de presencias.

Noticias relacionadas

Verdades que no podían contarse

La historia aparece llena de metepatas y renuncios, y allí está Villarejo para grabarla

Más medidas contra la violencia de género

Que en un par de días haya cuatro asesinatos por violencia machista indica que se debe proteger más a las mujeres y a los menores

Un PSOE perplejo al ser combatido con sus mismas armas

“Mateo 7:2 -Porque con el juicio con que juzguéis, seréis juzgados; y con la medida con que midáis, se os medirá”. (Santa Biblia)

Hacerse mayor

Soy partidario de que cuando nos refiramos a las personas longevas no se le denominen viejas

Plagios y titulitis

Un autor es reconocido con un premio literario por el que verá editado su libro, hete aquí que el título coincide con un verso de otra poeta
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris