Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El crisol  

Aunque la mona…

Pascual Mogica
Pascual Mogica
domingo, 19 de agosto de 2007, 06:48 h (CET)
Quien como en el caso de Manuel Fraga, en 1949, tenía 27 años de edad, dijo: “Es evidente que el glorioso alzamiento popular del 18 de julio de 1936 fue uno de los más simpáticos movimientos político-sociales de que el mundo tiene memoria. Los observadores imparciales y el historiador objetivo han de reconocer que la mayor y la mejor parte del país fue la que se alzó, el 18 de julio, contra un Gobierno ilegal y corrompido que preparaba la más siniestra de las revoluciones rojas desde el poder”. O sea que el golpe de Estado dado por Franco y otros militares fue un “glorioso alzamiento popular” y “uno de los más simpáticos movimientos político-sociales de que el mundo tiene memoria” y de que “la mayor y la mejor parte del país fue la que se alzó, el 18 de julio, contra un Gobierno ilegal”. Un millón de españoles fueron víctimas de ese “simpático movimiento y glorioso alzamiento popular”. Y lo que vino después.

Creo que ha nadie habrá sorprendido el que Fraga, en una entrevista publicada hace unos días en el diario “El país” dijera que: “La responsabilidad de la guerra civil fue de la II República”.

Después de que hayan sido debidamente valoradas las declaraciones que Fraga, hizo en 1949 y las que recientemente ha hecho a “El País”, cualquier español puede llegar a la conclusión de que sí, de que efectivamente nuestra Constitución debe ser revisada, yo diría que con lupa, por que a buen seguro habría que enmendar muchas cosas que en el texto constitucional se plasmaron y que culminaron con la aprobación de la Carta Magna en diciembre del 78. El que un franquista como Manuel Fraga –aunque la mona se vista de seda mona se queda- participara en la redacción de la Ley de leyes y si tenemos en cuenta que en aquel entonces el aparato franquista aún no había sido desmontado y que ello, sin duda alguna, fue lo que obligó a los demócratas a aceptar la participación de Fraga, no puede haber duda de que en la aprobación de muchos puntos de la Constitución no hubo más remedio que admitirlos pensando en que mejor era ceder que perder la oportunidad de conseguir que todos los españoles pudieran disfrutar de la libertad que durante cuarenta largos años les fue negada.

Duros ataques lanza Fraga en esa entrevista de “El País” y en ellos se pone de manifiesto su actitud claramente involucionista. Despiadado y cruel se manifiestas contra las que fueron represaliados por el dictador Franco. Llega hasta el extremo de justificar la actitud de los obispos ante el Gobierno como “muy sensata”, posiblemente sea tan “sensata” como cuando los obispos paseaban al dictador bajo palio. Esto de las relaciones Iglesia-Estado es uno de los puntos constitucionales que habría que revisar muy a fondo. Cualquier observador puede darse cuenta de que el Concordato es inconstitucional.

Noticias relacionadas

Alborotos en los estadios

Las personas deben ser recreadas de malas a buenas

Todos mienten

“No se puede escapar de la responsabilidad del mañana evadiéndola hoy” Abraham Lincoln

¿Es usted uno que se extenúa trabajando gratis para Hacienda?

Muchos ciudadanos caen en la gran trampa preparada por la Hacienda Pública para convertir su trabajo del ciudadano en un medio fácil para llenar las arcas estatales

Indigestemos a la maquinaria neoliberalista capitalista

La irracional necesidad de acaparamiento nos sumerge en una carrera agotadora sin sentido”

Sin miedo a nada

“No hay mayor bienestar que gozar de un sano equilibrio interno, que me facilite poder dormir con entereza y despertarme con quietud”.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris